EL BLOG DE LA BIBLIOTECA DEL I.E.S. "GOYA" DE ZARAGOZA


biblioteca.ies.goya@gmail.com


domingo, 24 de noviembre de 2013

"Adriano", de Hugo Nicolás Taglia



ADRIANO

Adriano observaba las columnas de Trajano
bajo la cúspide inmortal del monte Palatino,
tantos siglos de gloria para tantos milenios de olvido,
nadamos en la falsa libertad del sometido.
Muros rosas en el crepúsculo
florestas germánicas
landas bretonas
lavandas gálicas...
acrópolis abierta en flor
como el cáliz al tallo
limitada por su misma perfección.
Los pueblos han perecido hasta ahora 
por falta de generosidad,
la esclavitud existe aún 
pero con otro nombre
y menor filosofía,
somos vergonzosamente ricos
y desesperadamente pobres,
el pequeño especulador 
acapara todo el aceite
en una ignota aldea griega
Herodes Atico tras Herodes Atico
la vida se detendrá como un capricho
y quedará la espada atisbada
sobre la cabeza de estos explotadores,
al soberano solo le quedará la vergüenza
y apenas unos denarios de gracia,
solo otro poco de ilusión en los oráculos
pero no creo que Júpiter Amón, Castalia o Doliqueo
se apiaden ya más de nadie.

                                                 Hugo Nicolás Taglia

La Columna Trajana se encuentra en el Foro Romano. Se erigió en el año 112 para conmemorar las victorias de Trajano sobre los dacios. Trajano, nacido en Itálica (Hispania) en 53, fue emperador romano (98-117), excelente organizador y vencedor de los pueblos dacios y partos. 
Adriano (76-138), también originario de Itálica, fue sobrino y sucesor de Trajano. Durante su reinado (117-138), de carácter antimilitarista,  no llevó a cabo  grandes campañas militares, sino que  protegió las fronteras del imperio contra los ataques de los bárbaros mediante fortificaciones estables, reformó la administración y fomentó la industria, las artes y las letras.  
Nacido bajo el reinado de Trajano, Herodes Atico (o Ático) fue  orador, profesor de  retórica y político  griego al servicio de Roma. Durante un tiempo  fue el encargado de fijar los precios de los productos agrícolas. Posteriormente, ocupó distintos cargos públicos. Llegó a ser senador y amigo del emperador Trajano. Su inmensa fortuna personal le permitió ejercer el mecenazgo  y subvencionar distintas obras públicas, entre ellas el odeón que lleva su nombre en la acrópolis de Atenas.
El denario era una antigua moneda romana  de plata. De esta palabra proviene el castellano 'dinero'.
Tanto Júpiter Amón como Castalia se relacionan con los oráculos. Júpiter Amón es un ejemplo más del sincretismo de la religión romana: el romano Júpiter, dios de la adivinación, fue asociado al dios-carnero egipcio Ammón, con las mismas propiedades. Se creía que, en sus santuarios, el dios inspiraba a los sacerdotes, que adivinaban el porvenir de quienes consultaban el oráculo. Castalia es una fuente que se encuentra a los pies del monte Parnaso, en una de cuyas laderas se levantó el santuario de Delfos, dedicado al dios Apolo, y su famoso oráculo.
Júpiter Doliqueo (o Doliqueno) nace del sincretismo entre el Júpiter romano, el principal de su mitología, y el dios Baal. Era conocido como "Iuppiter Optimus Maximus", que significa 'el mejor y el más grande'.

No hay comentarios:

Publicar un comentario