EL BLOG DE LA BIBLIOTECA DEL IES "GOYA" DE ZARAGOZA


biblioteca.ies.goya@gmail.com


domingo, 24 de marzo de 2019

"La camisa de José", de Ángel Petisme

Antonio Machado -a la izquierda-, con su hermano José, la esposa de este,
Matea Monedero, las tres hijas de ambos -Carmen, María y Eulalia- y la madre
de Machado, Ana Ruiz, hacia 1933 (Fotografía Alfonso)



               LA CAMISA DE JOSÉ


¿Llegamos pronto a Sevilla?,
oigo decir a madre, en brazos de Corpus Barga,
mientras descendemos desde la estación
bajo la lluvia y el frío inclementes de enero.
Perdidos en un sueño vagamos calle abajo.
No te oigo ahora, Juan de Mairena.

Ayer es todavía, la noche en un vagón de tren.
Una noche de angustia, madre desvaría, se ha escapado,
se pierde, la encontramos.

¡No se demoren, no se demoren!, nos instan al subir a la ambulancia.
¿Tienen ustedes prisa? Porque yo no, respondo.
Cuando uno se retira no va a ninguna parte,
el exilio es un país imaginario entre el cielo y la nada.
Sólo la tierra en que se muere es nuestra.

Matea me ha lavado la camisa, José me ha dejado la suya
y he podido bajar a cenar.

Las maletas perdidas en Cervià de Ter,
mi maletín con el manuscrito perdido entre Figueras y Cerbère,
todas esas palabras,
toda la poesía amarga y tierna de los hombres,
también se perderá bajo el viento y la lluvia,
tantos equipajes, tantas vidas segadas en las cunetas.
Nada nos pertenece, sin libros, sin papel siquiera para escribir.

José, vamos a ver el mar.
¡Quién pudiera vivir ahí tras una de esas ventanas!,
señalo con la mirada las casitas.

Sí, también oigo los gritos de ese Hitler
en la radio de Madame Quintana.
Tengo asma, me siento tan cansado.
Me hubiese quedado en Madrid a morir con vosotros,
¿qué necesidad tenía yo de huir y adónde
cuando se pierde todo por lo que has vivido?
¿Qué será de las rosas del jardín, mis sobrinas en Rusia?

Huir, sí, pero al tercer mundo con Guiomar
en esa hora nuestra, extirpada del tiempo.
O al cielo de Soria con Leonor,
colgado de las estrellas que la velan.

En coma profundo en la otra cama,
aún siento que me cuida en su delirio.
¡Adiós, madre, adiós madre!
Cerrado el horizonte a cualquier esperanza
presiento ya el final.
Impávido, resignado la espero.

Definitivamente, duerme un sueño tranquilo y verdadero.

 De La camisa de Machado (inédito)


Con La camisa de Machado, el bilbilitano Ángel Petisme ganó el Prix International de Littèrature Antonio Machado 2019, en el año en que se cumple el 80º aniversario de la muerte del poeta, acaecida en Collioure el 22 de febrero de 1939. Machado llevaba consigo una cajita con tierra de España que había recogido antes de cruzar la frontera y expresó su deseo de que si moría en Collioure lo enterrasen con ella.

El título del libro procede de una anécdota, a la que hace referencia también el poema seleccionado. En el camino al exilio, la familia Machado (el poeta, su hermano José, la esposa de este, Matea Monedero, y la madre de los Machado, Ana Ruiz) se vio obligada a abandonar su escaso equipaje, así como el maletín de Antonio, según cuenta su hermano José. Por tanto, llegaron a Collioure con lo puesto, de manera que, cuando Matea hacía colada y le lavaba la camisa a Antonio, los hermanos no podían bajar juntos al comedor de la pensión  Bougnol-Quintana donde se alojaban, porque Antonio no tenía camisa. Cuando José terminaba de comer, Antonio bajaba al comedor con la camisa de su hermano.

El yo poético, identificado con el poeta, recuerda, de forma desordenada, distintos momentos de su salida de España (la llegada a Collioure, el traslado en ambulancia, la pérdida del equipaje, la noche en un vagón de tren) y de su estancia en el pueblecito francés; expresa su inquietud por la situación en Europa y por la suerte de sus sobrinas, así como su anhelo por escapar a otro mundo donde reunirse con Guiomar o con Leonor, mientras aguarda la muerte en la misma habitación donde agoniza su madre.
Hotel Bougnol-Quintana (Revista Abel Martín)

miércoles, 20 de marzo de 2019

Día Mundial de la Poesía 2019




La materia de la poesía

                                      Para Salah Stétié

Hay una sustancia de las cosas que no
se pierde cuando las alas de la belleza
la tocan. La perdemos de vista, a veces,
entre los rincones de la vida; pero
ella nos sigue con su deseo
de permanencia, y viene a contaminarnos
con la infección divina de una fiebre de
eternidad. Los poetas trabajan
esta materia. Sus dedos extraen
el caso del interior de quien va
a su encuentro, y saben que lo improbable
se encuentra en el corazón del instante,
en el cruce de miradas que
la palabra de la poesía traduce. Leo
lo que escriben; y desde la llama
que sus versos alimenta se levanta
un humo que el cielo dispersa, entre
el azul, dejando apenas un
eco de lo que es esencial, y queda.

Nuno Júdice, La materia de la poesía.
Versión al castellano: Chiara De Luca 


VERSIÓN ORIGINAL EN PORTUGUÉS:

A matéria do poema


                                          Para Salah Stétié

Há uma substância das coisas que não
se perde quando as asas da beleza
lhe tocam. Perdemo-la de vista, às vezes,
por entre as esquinas da vida; mas
ela persegue-nos com o seu desejo
de permanência, e vem contaminar-nos
com a infecção divina de uma febre de
eternidade. Os poetas trabalham
esta matéria. Os seus dedos tiram
o acaso de dentro do que vem ao
seu encontro, e sabem que o improvável
se encontra no coração do instante,
num cruzamento de olhos que
a palavra do poema traduz. Leio
o que escrevem; e da chama que
os seus versos alimentam eleva-se
o fumo que o céu dispersa, por
entre o azul, deixando apenas um
eco do que é essencial, e fica.

Nuno Júdice, A Matéria do Poema, 2008


El 21 de marzo se celebra el Día Mundial de la Poesía con el objetivo de reflexionar sobre el poder del lenguaje poético y el florecimiento de las capacidades creadoras de cada persona. Se pretende con ello apoyar la diversidad lingüística a través de la expresión poética y dar oportunidad a las lenguas amenazadas de ser un vehículo de comunicación artística en sus respectivas comunidades.

La UNESCO nos recuerda que el Día Mundial de la Poesía "es una ocasión para honrar a los poetas, revivir tradiciones orales de recitales de poesía, promover la lectura, la escritura y la enseñanza de la poesía, fomentar la convergencia entre la poesía y otras artes como el teatro, la danza, la música y la pintura, y aumentar la visibilidad de la poesía en los medios". El hacedor de sueños se suma a la celebración con el poema "La materia de la poesía", del  portugués Nuno Júdice.




Mensaje de la Sra. Audrey Azulay,
Directora General de la UNESCO,
con motivo del Día Mundial de la Poesía

21 de marzo de 2019

toma la luna
y toma una estrella
cuando no sepas
quién eres
pinta la imagen en tu mano
y vuelve a casa
[...]
toma la luna
y hazla hablar
saca tu alma
hazla andar
pinta la imagen en tu mano
y vuelve a casa

(Extracto de Howlin at the Moon [Aullando a la luna] de Wayne Keon)


La poesía, en todas sus formas, es un poderoso instrumento de diálogo y acercamiento. Es una expresión íntima que abre las puertas a los demás, enriquece el diálogo que cataliza todos los progresos humanos y teje lazos entre las culturas. 

Hoy, en el 20º aniversario del Día Mundial de la Poesía, la UNESCO pone en primer plano la poesía indígena, para celebrar el papel singular y poderoso de la poesía en la lucha contra la marginación y la injusticia, así como en la unión de las culturas en un espíritu de solidaridad.

 "Howlin at the Moon" de Wayne Keon (miembro de la primera nación Nipissing de Canadá) es un comentario sobre la usurpación de la cultura indígena por otras culturas dominantes. Habla de la pérdida de la  identidad de la cultura indígena debido a su reinterpretación por forasteros, por bien intencionados que sean y, como consecuencia, de la confusión del propio autor en cuanto a su identidad.

La poesía es importante para la salvaguardia de lenguas que a menudo están en peligro de desaparición, así como para la preservación de la diversidad lingüística y cultural. La proclamación de 2019 Año Internacional de las Lenguas Indígenas, liderado por la UNESCO, tiene por finalidad reafirmar el compromiso de la comunidad internacional de ayudar a los pueblos indígenas a preservar sus culturas, sus conocimientos y sus derechos. 

Esta proclamación ocurre en un momento en que los pueblos indígenas, sus lenguas y sus culturas están cada vez más amenazados, en particular por el cambio climático y el desarrollo industrial. 

En el marco de nuestros esfuerzos por salvaguardar las tradiciones vivas, la UNESCO ha incluido diversas formas de poesía en la Lista Representativa del Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, como los cantos hudhud de Filipinas, la tradición oral mapoyo de Venezuela, la eshuva, rezos cantados en lengua harákmbut de Perú, y la tradición oral koogere de Uganda. 

Cada forma de poesía es única, pero cada una refleja la universalidad de la experiencia humana, el anhelo de creatividad que trasciende todos los límites y fronteras, tanto del tiempo como del espacio, en la afirmación constante de que la humanidad forma una única y sola familia. ¡Este es el poder de la poesía!

                                                                                                                                         Audrey Azulay

domingo, 17 de marzo de 2019

"Quédate", de Marcela Duque



                 QUÉDATE


QUÉDATE. Ya se hace tarde. Anochece.
El crepúsculo viene sin estrellas.
La penumbra va a ser impenetrable.
En el camino abundan los ladrones.
Se te nota en los ojos el cansancio.
Estás lejos de casa y hace frío.
Prendamos una hoguera complaciente.
Hay leños abundantes en el sótano.
Nuestra conversación no ha terminado.
Ya se estaba poniendo interesante.
Tenemos un buen vino en la bodega.
Aún tienes que probar el pan que he hecho.
¿No ves lo que ha supuesto tu llegada?
Arde mi corazón al escucharte.
Te quiero para siempre aquí en mi casa.
Ya no sabré qué hacer cuando te marches.
Quédate, por favor, que es noche oscura.
Necesito la luz de tu mirada.

           De Bello es el riesgo, Rialp, Madrid, 2019

Marcela Duque (larazon.es)
Marcela Duque Ramírez (Medellín, Colombia, 1990) es licenciada en Filosofía por la Universidad de Navarra. En la actualidad cursa estudios doctorales en Washington D. C. Bello es el riesgo es su primer poemario, galardonado con el Premio Adonáis 2018. Podría entenderse como un canto al gozo de saberse vivo y como un homenaje a Sócrates, cuyos últimas horas se plasman en el diálogo platónico Fedón, de donde Marcela Duque toma el título del libro. Dividido en tres secciones, la primera ("Tierra adentro) se centra en el asombro y disfrute de la naturaleza, así como en las relaciones con la abuela, los padres o los profesores; la segunda ("Aire adentro"), en Dios, que da sentido a la existencia y a la creación; y la tercera ("Mar adentro", a la que pertenece el poema elegido), en anhelos del alma, como el amor, la poesía o el recuerdo de la infancia.

[La información está tomada de la solapa del libro]

miércoles, 13 de marzo de 2019

8-M 2019


    
    Ha pasado más de un siglo desde que aquellas valientes mujeres murieron calcinadas en una fábrica textil por defender sus derechos. Y solo ha transcurrido un año desde el 8-M de 2018. La fecha del año pasado vino precedida por el hartazgo de mujeres ante los abusos sufridos en el ámbito del cine. Al Me Too que desembocó en un Basta ya (Time’s up)  se sumaron en España el No es No o el Ni una menos alentados por lamentables casos como el de La Manada y por las muertes a manos de sus parejas de tantas y tantas mujeres.

   Un año después, en el 8-M de 2019, las calles se han llenado como nunca con mujeres y hombres que exigen la igualdad real entre los sexos. La sociedad se ha sensibilizado tanto que parece imposible un retroceso: si la sociedad cambia, las nuevas leyes que se dicten protegerán a las mujeres. Eso queremos, eso deseamos. Pero también sabemos cuánto cuesta dar un pasito más en la consecución de derechos y libertades, y cuán frágil puede llegar a ser su permanencia.  


     Por ello un año más, el IES se ha vestido de lila. Cada curso son más los departamentos que quieren aportar su granito de arena: todos los de idiomas, los científicos, Orientación, Música, Extraescolares. Los trabajos de los estudiantes convierten el IES en una sala de exposiciones en la que la creatividad salta a la vista. Carteles y lemas que buscan la igualdad real entre todos los seres humanos. Se dan a conocer los nombres de mujeres científicas y mujeres poetas.






   Sí,  regresa la poesía; ahora escrita por mujeres (para compensar la exposición de febrero). Mujeres poetas que escriben para todos y cuyos versos podemos leer en el Pabellón Sur. En la biblioteca los poemas forman (quieren formar) el símbolo de la mujer. Y en el Pabellón central, estimulados e ilusionados por el nº 10 de Poesía para Llevar dedicado a la Poesía Visual, los poemas de Safo han inspirado a nuestros alumnos para convertirlos en sugerentes imágenes. No os lo perdáis. 







                                                                                                                                           Selección de poemas visuales

 
Grupo de biblioteca IES Goya

Más información en el blog del IES Goya:

lunes, 11 de marzo de 2019

Poemas con corazón


      ¿Qué poema te ha tocado? ¿De qué autor? ¿Es muy largo? ¿Es bonito? ¿Te gusta? Déjamelo leer. Ese poema lo conozco; el que me ha tocado a mí no lo conocía. ¡Qué bien te ha quedado el corazón! Yo tuve que repetir el mío: no me cabía el poema completo, es larguísimo. Estos son algunos de los comentarios que se han escuchado estos días en las aulas de los alumnos de 2º y 3º de ESO. Un verso dictado por sus profesores, y los alumnos se afanan en localizar el poema completo para escribirlo en el interior de un bonito corazón. Cuanto más bonito sea, mayores posibilidades tendrá de quedar indultado. Porque, desde el curso pasado, tenemos nuestros corazones indultados.  

 
Corazón indultado 2018
Corazón indultado 2019, abierto
Corazón indultado 2019, cerrado

 

   Con todos ellos, desde mediados de febrero se han vestido de color las paredes de los pasillos del Pabellón Sur del IES Goya. Más nombres de varones poetas que de mujeres, ¡qué le vamos a hacer! Pero esto está cambiando de un modo radical y seguro que, dentro de unos años, ambos sexos convivirán al 50% en la selección de poemas correspondiente a las primeras décadas del siglo XXI. En cualquier caso, los poemas de los corazones, clásicos y contemporáneos, son bellos e imprescindibles para la historia de nuestra literatura. 




      Y como el amor se conmemora en febrero y la poesía no podía dejar de acompañar este momento, se ha convocado el Concurso Intercentros de Poesía para Llevar. Ahora serán los alumnos quienes tengan la oportunidad de escribir sus propias composiciones. ¡Ánimo! ¡Participad y escribid, que el plazo termina pronto! 


     

      Grupo de biblioteca IES Goya

domingo, 10 de marzo de 2019

"Otra vez más Orfeo se arrepiente", de José Antonio Gómez-Coronado


José Beulas, Sotonera



                      VI

Otra vez más Orfeo se arrepiente.
Ha bajado hasta el Hades suplicando
otra oportunidad: la nueva vida
para la luz perdida de sus ojos.
Ha bajado y aquí sopla el invierno
sordo de luces, ciego, despiadado,
con su silencio gris al horizonte
y sus azules mudos en el cielo.
Es todo el río un largo cementerio
de espejos rotos donde muere el agua,
un puñado de dedos delatores
los álamos. Vencida, mi tristeza 
busca restos del traje del otoño
y va zurciendo un cuerpo entre sus manos
que es mi cuerpo perdido y solitario.
Y así vamos: crepúsculo a crepúsculo,
noche a noche, calado de recuerdos,
esperando caer en otra hoguera
que nos levante al fin hacia la vida.
Callado, marzo apunta su principio
y renueva la sangre de la tierra
con raíces que ansían descubrirla
y beber de sus labios. Ya en el alto,
vuelvo hacia atrás la vista y nuevamente
nace la vida, nace y la he perdido
y otro invierno más frío me consume
en su sombra, sin voz, con la esperanza
triste de algún abril que me acompañe,
donde vuelva a nacer la primavera.

       De El triunfo de los días, Rialp, 2002


José Antonio Gómez-Coronado
José Antonio Gómez-Coronado Vinuesa (Sevilla, 1978) es un poeta  español representante de la nueva poesía andaluza. Ginecólogo de profesión, se aficionó pronto a la poesía y frecuentó las tertulias de poetas jóvenes al tiempo que componía sus primeros poemas. Ha publicado hasta la fecha tres poemarios: Números (2001, accésit del VII Premio Universidad de Sevilla), El triunfo de los días (2002, galardonado con el prestigioso  Premio Adonáis) y La derrota del sol (2005). Ha colaborado en revistas como Turia o Renacimiento, y ha participado en las antologías Veinticinco poetas jóvenes españoles (Hiperión) y Andalucía poesía joven (Plurabelle).  El triunfo de los días es un libro escrito mayoritariamente en endecasílabos blancos, que recuerdan a los de Don de la ebriedad (1953) de Claudio Rodríguez , y dividido en tres partes: "El alba" (a la que pertenece el poema seleccionado) , "El mar" y El olvido". La primera, según el autor, es la parte "más gozosa, más unida a la naturaleza", pues  representa "el nacimiento de la luz, la mañana", mientras que la segunda  habla de la vida "ante el crepúsculo y la muerte", hasta llegar en la tercera "al último paso de la degradación, el olvido". En el poema elegido, el autor recrea un mito, el de Orfeo, que , en opinión de José Luis García Martín, se adecua especialmente a su concepción de la poesía.

miércoles, 6 de marzo de 2019

'El tiempo regalado', de Andrea Köhler



Grupo de lectura "Leer juntos Hoy" del IES Goya
Sesión del 11 de febrero de 2019
Obra comentada: El tiempo regalado. Un ensayo sobre la espera, Libros del Asteroide, Barcelona, 2018
Autora: Andrea Köhler
Traducción: Cristina García Ohlrich





Andrea Köhler, fotografiada en Barcelona.
JUAN BARBOSA. El País
1. ¿Quién es Andrea Köhler?


Es una periodista y escritora nacida en Bad Pyrmont, en el sur de Sajonia, Alemania. Estudió
Literatura y Filosofía en las universidades alemanas de Friburgo y Braunschweig. Vive entre Berlín y Nueva York, donde lleva diecisiete años. Trabaja como corresponsal de cultura en Estados Unidos del periódico suizo Neue Zürcher Zeitung. Está casada y tiene dos hijos. En 2003 recibió el Premio Berlín de Crítica Literaria.


2. Sobre El tiempo regalado

Precioso e interesante libro de la escritora alemana Andrea Köhler, cuyo título completo -El tiempo regalado. Un ensayo sobre la espera- nos plantea directamente el tema y la forma en que la autora va a desarrollar el contenido. 

Vivimos tiempos apresurados. El espacio y el tiempo han cambiado, casi no existen puesto que el mundo de las comunicaciones nos hace vivir en la ubicuidad y en la simultaneidad con relación a los eventos exteriores. Sin embargo, nuestro tiempo vivencial sigue teniendo el mismo ritmo, la misma cadencia, nuestro tiempo marcado por el pulso de la respiración, por la demanda del hambre, la sed y el sueño. Pero sobre todo por los impulsos de la insatisfacción, fruto del deseo de infinitud y eternidad que pedimos y esperamos saciar con los afectos y el amor que sentimos, que no acaban de ser satisfechos.

La sensación de inquietud, falta de calma, de paz interna, son la tensión, el "no estar en" sino "estar en más allá o más acá", "en un antes o en un después". Somos seres en tránsito, en movimiento, en dinamismo. Seres inacabados y que hemos de lograr nuestro ser, nuestro ser en la existencia, como ese ser que está ahí y que necesita hacer para ser y responder a las demandas de sí mismo, de los otros, de las cosas.
Penélope es el primer personaje literario en que la espera
se hermana con la narración. 'Penélope y Telémaco',
detalle de una pintura de figuras rojas (440 a. C)

El tiempo y la espera nos acompañan porque somos conscientes, inteligentes, porque sabemos que venimos, estamos y nos hemos de ir; que nacemos y morimos; que la vida que vivimos es un vivir para morir; que vivir es morir, un camino hacia la muerte. La vida es un estar, una espera constante de instantes para alcanzar esa "vida regalada", una vida que no nos hemos dado, sino que nos han dado y cuidamos, procuramos que dure o no dure al distanciar o acercar la muerte. En esta tensión constante buscamos diferentes formas de entender, aceptar, serenar este nuestro ser vida distendida.

Andrea Köhler, en las diferentes partes de este sugerente ensayo, nos regala sus reflexiones sobre diversas formas, manifestaciones o aspectos de esta ESPERA que es la vida. La autora se apoya en sus lecturas de pensadores, filósofos, literatos, artistas, que por medio de alguna de sus obras, citadas por ella, nos abre puertas para poder profundizar o completar el aspecto que más nos haya interesado, inquietado o bien iluminado sobre nuestra vivencia de la espera. Nos proporciona así una interesante bibliografía de importantes autores del panorama literario.

La inteligencia y la conciencia van unidas a la narración. Solo cuando podemos contar, narrar nuestra vida, logramos la serenidad que nos puede dar la sabiduría. Saber que nos puede ayudar a confiar y esperar esperanzadamente.

Estaría bien preguntar, a quienes hemos leído este libro y nos hemos reunido para comentarlo, qué esperábamos al tenerlo en nuestras manos. Las respuestas son múltiples. La mía es que esperar luz, claridad  y total comprensión es pedir desvelar el secreto misterio de la vida. Sería el final del pensamiento, del relato que empieza y acaba con cada vida al preguntarnos: ¿qué puedo conocer?, ¿qué debo hacer?, ¿qué debo esperar?, ¿qué es ser humano? Se acabaría la filosofía, la ciencia, el arte. Se acabarían las preguntas inacabables, se acabaría la espera, viviríamos en lo absoluto, en lo en sí y no con otro, seríamos otra cosa o, mejor, infinitos, porque seríamos sin tiempo y sin espera.

La espera es la esencia, el ser de la vida humana, porque somos tiempo, "tiempo regalado", tiempo que nos han dado sin pedirlo, sin demandarlo, ya que no hemos elegido nacer y no hemos nacido por nosotros mismos, salvo en ese sentido figurado del nacer y renacer cada día al hacer. Tiempo que no nos hemos dado a nosotros mismos, pero que podemos cultivar, cuidar, ritmar -dándole un tempo, un ritmo- y decidir terminar, con el suicidio y la eutanasia. Podemos crear, componer relatos, melodías de contenidos, sonidos diferentes, según juguemos con los instantes, los "entres", los momentos del fluir del tiempo, del flujo de instantes, de la paradójica impermanencia-permanente. Instante que, en cuanto sientes, dices, vives como un "ya es", deja de ser, constante llegar a ser del no ser a ser, y vuelta a nada. Del no ser que éramos al no ser que seremos, vivencia que nos anticipa el dormir.

La estructura del texto es muy sugerente, con su Preludio y sus Intermezzos. Ya en el Prefacio, página 13, escribe Andrea Köhler:
Este ensayo quiere recordar que no es fácil deshacerse de la ambigüedad propia de nuestra existencia en su característico pulso entre presencia y ausencia. Seguramente es la música la que ha sabido dar una respuesta más concreta para representar este asunto, si bien sus pausas, ritmos y repeticiones siguen un esquema más preciso que las vicisitudes de nuestra vida ordinaria. En este libro trato de dar eco al ritmo de la espera, con interludios en cada capítulo que son interludios de la fantasía. El "yo" que ahí habla es ficticio.
Así pues, el libro, compuesto por una serie de capítulos que son otras tantas reflexiones
sobre las diferentes vivencias de la espera, lo inicia con un Preludio e intercala Intermezzos entre las partes.  El Preludio es la cosa o acción que precede a otra y le sirve de entrada, anuncio o comienzo. En música, es la composición instrumental concebida como introducción de una obra musical; una pieza musical breve sin una forma interna particular. El Intermezzo es una composición musical que se coloca entre otras dos mayores. Se puede intuir que la autora pretende con esta estructura aunar las dos grandes formas de expresar el devenir humano: la narración literaria y el lenguaje musical.

Resulta curioso observar cómo cambia el tono y la forma de expresión. En las formas que comparte con la música su lenguaje tiene un tono más poético, para diferenciarlas de los capítulos en que ordena su discurso filosófico. También llama la atención que los epígrafes del Preludio y los Intermezzos no figuran en el índice de la obra, las páginas de estas partes aparecen sin numerar, cambia el tipo de letra y los títulos son enormemente sugerentes: "Espero", "Futuro II", "Esperanza, tiempo saqueado", "La musa dormida", "Hacer esperar", "Siempre de regreso a casa", "Baños de revelado", "Bostezar".

En definitiva, un interesante ensayo en el que la autora crea un sugerente juego intercalando  dos formas de lenguaje, el narrativo y el musical, para reflexionar sobre la espera que es la vida humana.


                                    Inocencia Torres Martínez

   

Andrea Köhler, en el hotel Astoria de Barcelona. JOSEP LOSADA
(www.elpuntavui.cat)