EL BLOG DE LA BIBLIOTECA DEL IES "GOYA" DE ZARAGOZA


biblioteca.ies.goya@gmail.com


miércoles, 21 de marzo de 2018

Día Mundial de la Poesía 2018





       PROFUNDA FE RELIGIOSA 



Si no nos lleva
            más allá de la muerte,
más allá de los días de lluvia, de la
distracción de las plateadas cardaminas[1],
más allá de sus propias remotas
            fronteras
la poesía
            es inútil.
                        Con todo,
ella fue la que hizo que El Greco
            pintara sus verdes y deformes santos
                        y viviera
pobremente.
            Nos hace apreciar
la música
y lo antiguo
            o sentarnos al costado
                        del amigo que agoniza.

Hace madurar las peras,
            ¡y realidad
                        los versos!
Su alma es la invención:
sin sus meandros
            y sus rarezas,
                        el paralítico estaría
condenado a su parálisis,
            en un país boreal
                        y medio salvaje
donde el odio
es religión.
            Donde
los hombres viven presos,
            y nadie
                        rinde culto a la rosa
y los poetas no pueden
usarla en su beneficio.

De noche una
            tormenta enorme se ha
            desatado.
                        ¡Y no hubo quien imaginara
un prado de margaritas!
            Hubo bramidos
                        y rugidos
dignos de un libro
            de cuentos de hadas,
                        zumbaba
una bomba, lejos
            —¡o quizás una abeja!
                        Nuestros poetas debieran
avergonzarse: han contraído la fiebre de moda;
            impresionados
                        por el “laboratorio”,
han olvidado
            las flores,
                        ¡y estas superan cualquier
laboratorio!
            Han renunciado al oficio
                        de la invención, y
su imaginación dormita
            en un jarrón de amapolas.


William Carlos Williams,  de La música del desierto
y otros poemas. En Poesía reunida. Traducción de
Edgardo Dobry, Juan Antonio Montiel y Michael
Tregebov. Barcelona, Lumen, 2017




[1] cardamina: mastuerzo, planta crucífera



Desde el año 2001, el día 21 de marzo, coincidiendo con el equinoccio de primavera, se celebra el Día Mundial de la Poesía, una conmemoración propuesta por la UNESCO en su 30.ª Conferencia General, celebrada en París en 1999. La celebración es una "invitación a reflexionar sobre el poder del lenguaje y el florecimiento de las capacidades creadoras de cada persona, y, sobre todo, el valor de la pregunta y de lo próximo". Bajo diferentes denominaciones (Fiesta de la poesía, Poetry day, Le Printemps des Poètes), se organizan en diversos países múltiples actividades en las que participan poetas y lectores.

El hacedor de sueños quiere sumarse, una vez más, a la celebración con una composición del poeta estadounidense William Carlos Williams (1883-1963), un acto de fe poética, que contiene una reflexión sobre la función de  la poesía, pero también una visión irónica sobre cierta poesía, quizá la suya propia.
Mensaje de la Sra. Audrey Azoulay, Directora General de la UNESCO, con motivo del Día Mundial de la Poesía

21 de marzo de 2018


SUEÑOS 

Aférrate a los sueños
porque si los sueños mueren
la vida es un pájaro herido
que no puede volar.
Aférrate a los sueños
porque cuando escapan
la vida es un campo infértil
bajo la nieve helada. 

                   Langston Hughes 

Estos versos del poeta Langston Hughes son una invitación a soñar, a evadirse, a emanciparse. La poesía es sin duda la forma más idónea de expresar esta aspiración, porque atañe a la intimidad y permite todas las libertades.
   Lo que expresa este poema es la fuerza prodigiosa de las palabras, que nos abren a horizontes infinitos, intensifican nuestra existencia, cambian la realidad, la embellecen, la muestran desde nuevas perspectivas, hasta entonces inadvertidas.
    La poesía no es un juego anodino con los sonidos, con las palabras, las imágenes, sino que posee un poder creador, transformador.
  Langston Hughes, poeta, escritor y dramaturgo, representante del Renacimiento de Harlem de los años 1920, puso su arte al servicio de la lucha contra la discriminación que sufría la comunidad afroamericana. Así, su poesía es inseparable de su lucha por los derechos civiles, y sigue siendo una fuente de inspiración para todos los defensores de las libertades individuales de cualquier lugar del mundo.
     La poesía es también ese arte único que nos hace sensibles a la extraordinaria diversidad humana, diversidad de lenguas y de culturas. Es un lugar de encuentro entre el individuo y el mundo; una iniciación a la diferencia, al diálogo, a la paz; un testimonio de la universalidad de la condición humana más allá de los innumerables medios que sirven para describirla.
     Cada año, desde 1999, la UNESCO celebra el 21 de marzo el Día Mundial de la Poesía. Esta jornada es una oportunidad para celebrar la riqueza del patrimonio cultural y lingüístico mundial. Y es también una ocasión para poner de relieve formas poéticas tradicionales en peligro de desaparición, como ocurre con numerosas lenguas menos utilizadas y minoritarias. Para mantener estas tradiciones vivas, la UNESCO ha incluido un gran número de formas poéticas en la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, como el arte poético ca trù de Viet Nam, el al-azi de los Emiratos Árabes Unidos, los cantos de los baul de Bangladesh o el patrimonio oral gelede, compartido por la comunidad yoruba-nago en el Togo, Benin y Nigeria.
   La poesía no se limita al aspecto artístico, sino que es también una herramienta de educación formal e informal. En este sentido, las artes y prácticas culturales constituyen un verdadero apoyo para el aprendizaje permanente. Por ello, la UNESCO  alienta y apoya  la educación artística, ya que refuerza el desarrollo intelectual, emocional y psicológico, con lo que contribuye a formar generaciones más realizadas y capaces de reinventar el mundo.
   Esta jornada es también una ocasión para rendir homenaje a todas las personas que mantienen vivo este gran arte: los poetas, por supuesto, pero también los traductores, los editores y los organizadores de encuentros y festivales poéticos. La UNESCO alienta a todos sus Estados Miembros a apoyar en sus iniciativas a todas aquellas personas que se esfuerzan día a día por que la poesía siga enriqueciendo nuestras vidas.
   Por último, dado que la poesía es un acto de creación y de intercambio, la UNESCO invita a todas las personas, en este Día Mundial de la Poesía, a crear, inventar, compartir, abrirse a otras lenguas y otras maneras de expresar el mundo, a disfrutar todo aquello que es singular en nuestra diversidad. Porque cultivar el arte y la mente es también cultivar la paz.

Audrey Azoulay



No hay comentarios:

Publicar un comentario