EL BLOG DE LA BIBLIOTECA DEL I.E.S. "GOYA" DE ZARAGOZA


biblioteca.ies.goya@gmail.com


domingo, 20 de diciembre de 2015

Tres poemas de Manuel Rivas





Viudas de vivos

Ellas escribían cartas
con amaneceres de miel y bizcocho
y llegaban postales con trolebuses encarnados,
jardines de acuarela,
muñecos de peluche,
y una pareja absurdamente feliz
encima del puente de Westminster.

                             *

Cuento

Yo leía el periódico y el niño rebullía.
Decidí adormecerlo con el cuento de un caballo.
Se lo repetí dos veces.
Otra vez, dijo el niño. Sólo otra vez
el cuento del caballo.
Y lo miré marchar,
sin poder hacer nada,
en su caballo,
por los llanos inmensos.

                              *

Camposanto

Fue en el entierro de Antón Avilés de Taramancos
en la parroquia de Boa.
El sitio le ha de gustar: tiene buena vista
-dijo la anciana de ojos enrojecidos,
cuando la tierra llamó al ataúd con los nudillos.
¿Quién dijo que el pueblo no reconoce a sus poetas?


            En El pueblo de la noche, Alfaguara, 1997

Manuel Rivas, en 2009./Efe
Manuel Rivas  (A Coruña, 1957) es escritor y periodista en lengua gallega y en castellano que, según ha confesado él mismo, aprendió el arte de contar de los narradores orales. Hijo de una familia humilde -su madre trabajó como lechera, y su padre, emigrante en América por un tiempo, fue albañil y músico de orquestas de baile-, se inició en el periodismo tempranamente pues a los quince años, mientras estudiaba bachillerato, entró a trabajar por las noches como meritorio en el diario 'El Ideal Gallego'. Más tarde, se licenció en Ciencias de la Información por la Complutense de Madrid, donde compatibilizó los estudios con el ejercicio periodístico. De regreso a Galicia, trabajó en diferentes medios de comunicación, y actualmente escribe en 'El País'. Muy comprometido con los problemas sociales y con la ecología, fue socio fundador de Greenpace  en España, y durante el desastre ocasionado por los vertidos del petrolero Prestige (2002) participó en la creación de la plataforma ciudadana Nunca Maís. En 2009 fue elegido miembro de la Academia Galega, y en 2012, investido doctor honoris causa por la universidad de A Coruña en reconocimiento por su defensa y difusión de la cultura gallega.
   Parte de su obra periodística y ensayística está recogida en los libros Toxos e flores (1992), Galicia, el bonsái atlántico (1994), El periodismo es un cuento (1997), Galicia, Galicia (2001), Mujer en el baño (2003),  Una espía en el reino de Galicia (2005) y Vicente Ferrer. Rumbo a las estrellas con dificultades (2013). 
   Como narrador, ha publicado, entre otras obras, Un millón de vacas (1990, Premio de la Crítica española)  y Los comedores de patatas (1992), recogidas en el volumen El secreto de la tierra (1999), En salvaje compañía (1994, Premio de la Crítica gallega), ¿Qué me quieres amor? (1996, Premio Nacional de Narrativa), El lápiz del carpintero (1998, Premio de la Crítica española y de la sección belga de Amnistía Internacional), Ella, maldita alma (1999), La mano del emigrante (2001), Las llamadas perdidas (2003), Los libros arden mal (2006), Todo es silencio (2010), Las voces bajas* (2012, de carácter autobiográfico), y El último día de Terranova (2015). Algunas de ellas han sido adaptadas al cine.
   Por lo que respecta a su obra poética, en castellano ha publicado las antologías El pueblo de la noche (1997) y El pueblo de la noche y mohicana revisitada (2004), traducidas del gallego por el propio autor. En La desaparición de la nieve (2009), los poemas, escritos originalmente en gallego, aparecen en su versión original y traducidos a las otras tres lenguas cooficiales: el castellano, el catalán y el euskera.

*Entrada relacionada: 

(Imagen inicial: licencia Creative Commons)

No hay comentarios:

Publicar un comentario