EL BLOG DE LA BIBLIOTECA DEL I.E.S. "GOYA" DE ZARAGOZA


biblioteca.ies.goya@gmail.com


sábado, 14 de marzo de 2015

Leer juntos Hoy: 'Pequeña Inglaterra', de Ioanna Karystiani

El título hace referencia al nombre que le daban los armadores del Egeo a Andros, la más septentrional de las islas del archipiélago de las Cícladas, ya que muchos de ellos, como el armador Jarulis de la novela, tenían sus oficinas en Londres.


La historia nos narra la historia de una familia de Andros, a la par de la de otros habitantes de la isla, durante veinte años. El trasfondo histórico es el período entre las dos guerras mundiales, la ocupación nazi (en realidad durante la Segunda Guerra Mundial Grecia sufrió una triple ocupación alemana, italiana y búlgara, siendo ocupada la isla de Andros por los italianos) y la posterior Guerra Civil. Pero este escenario histórico no es más que un simple tapiz que hace de fondo de la historia verdaderamente importante, la de los sentimientos y la de las relaciones humanas. “Las entrañas de los seres humanos son los sentimientos y la fuerza de estos sentimientos es atemporal” (Ionna Karystiani).
La hermosa isla griega de tradición marinera es una isla habitada casi exclusivamente por mujeres, que cual Penélopes deben esperar las visita que sus Ulises, embarcados en cargueros que recorren todos los mares del mundo, les hacen cada dos o tres años.
Mientras los hombres recorren el mar de China o hacen cola en los burdeles de Buenos Aires, las mujeres son las encargadas de administrar la casa y criar a los hijos.  

Andros, Chora

Una de estas mujeres es Mina, que gobierna su casa según las férreas tradiciones isleñas y que acrecienta su patrimonio familiar comprando fincas en el Ática y concertando el matrimonio de sus hijas.
La novela hace una rica caracterización psicológica de los personajes femeninos, las verdaderas protagonistas, ya que los personajes masculinos no son sino los meros catalizadores de los acontecimientos que ellas protagonizan. Mina, fría y calculadora, siempre con el libro de contabilidad en las manos, mujer sin amor “se había casado con quien no quería y no había permitido que la amara”, condena a sus hijas a una vida  también sin él “No le gustaba hacer daño a sus hijas, pero la vida es así, el amor dura poco y las penas siempre sobreviven al paso del tiempo”, “Es mil veces mejor que una chica no se case con el hombre al que ama, porque cuando salga corriendo detrás de cualquier perdida, el dolor será más soportable”.
Orsa, la hija mayor y víctima propiciatoria de la tragedia que se presiente desde un primer momento, es una chica melancólica, solitaria, amante de la poesía y que había decidido que lo único importante en su vida sería el amor. “El azul del mar ha empañado tus ojos, Orsita” “Una chica extraña, unas veces sumisa, otras rebelde, a veces transparente y alegre y otros tanto inaccesible y melancólica”.
Mosja, la hermana pequeña, rebelde, inconformista, siempre acompañada de su pandilla de amigas, que sentía envidia de su hermana mayor por ser el ojito derecho de su padre y que juraba que nunca se casaría con un marino, pero que tampoco pudo escapar de su destino “¿acaso se puede escapar del destino?
Naná, la profesora, confidente de sus exalumnas, siempre dispuesta a escuchar, que tras su llegada a Andros quedó atrapada en la isla por esa red invisible que hacía que las mujeres no pudieran escapar de ese pequeño mundo y que “consideraba la habitación de Orsa una especie de altar a los amores perdidos
La yaya, finalmente única confidente del secreto que guarda Orsa, que no comparte las decisiones de su nuera, critica la poca implicación en la vida familiar de su hijo y comprende los sentimientos de la nieta, “ Bienaventurados los que aman y se quieren con locura”.
Katerina, viuda a los 15 años, como tantas mujeres de la isla, que no soportaba ver el azul del mar y borda, cual Penélope, los naufragios de los marinos de Andros en las sábanas , regalo de bodas, que no había tenido tiempo de usar.

Annezió, nodriza de Nikos, que cuidaba del viejo amo, ciego por la sífilis que se llevaba también a tantos marinos, con un hijo comunista emigrado a Estados Unidos , que “ no soportaba a los rusos pero disfrutaba con la humillación de los alemanes” y que culpa de todo a Mina.
La Murena, a cuya casa iban las viudas y todas aquellas que dormían solas, a mitigar su soledad solazándose con las historias picantes que inventaba.
Por su parte los personajes masculinos, el capitán Savvas, padre de las protagonistas, el héroe Spyros, marino de raza, o el tímido Nikos…, tienen una personalidad mucho menos compleja que las mujeres, “cuando los sacaban del agua, se hacían un lío con los sentimientos, las amistades, los asuntos familiares”.
Todos ellos acompañados por el paisaje de la isla, cuyos rincones son testigos de un gran amor,  esa mar “tragona insaciable”, que devora hombres y sentimientos y que lo cubre todo “de la patina del olvido”, los santos y santas de la isla que hacen de confidentes de ese gran amor, y el techo, ese techo tacaño que destilaba los ruidos de la casa de arriba y que envenenaba los corazones de sus moradores.

Andros, Monasterio de Panaxantrou con el Ojo de Dios al fondo.
Iglesia de Santa Marina
Paisaje de Andros
Andros, Chora
Paisaje de Andros
Faro Turliti, Andros

Ioanna Karystiani haciéndose heredera de la tradición griega, teje una auténtica tragedia al estilo de Eurípides, en la que los hombres son personajes endebles y son las mujeres, con sus complejas personalidades, las capaces de los mayores sacrificios pero también de las mayores venganzas. También se puede rastrear su herencia clásica en los temas tratados en la novela, temas atemporales, como ella misma indica en una cita anterior, y que son los temas universales de las tragedias griegas, las relaciones del poder, la jerarquía, la obediencia a los progenitores, la falta de comunicación dentro de la familia, la venganza, los celos, las relaciones personales, la soledad, la fuerza del amor y el destino, tan presente en la cultura griega. “Los isleños son muy dados al fatalismo y al romanticismo”. Todo ello narrado con un estilo corrosivo, como las olas del mar que azotan las costas de la isla y los corazones de los isleños, lleno de patetismo ( πάθος) y hermosos momentos de un lirismo sobrecogedor, “y la esperó en la pequeña cueva donde las alcaparras colgaban de las paredes como mechones de pelo cubriéndole la frente”. “Ella se encogió como un caracolillo, sintió un ardor por todo el cuerpo y, justo después, cómo el corazón le estallaba, sin ruido, como una granada, y los pequeños rubíes formaban flechas, se deslizaban por sus hombros hacia él y saltaban a las baldosas de la iglesia como luciérnagas.” 

En la tertulia contamos con la presencia de Tomás Diafas, lector de griego moderno del Centro Universitario de lenguas modernas de la Universidad de Zaragoza, licenciado en Filología Hispánica y en Cine  por la Universidad de Atenas,  y máster en literatura Española por la Universidad de Zaragoza, poeta y colaborador en obras de teatro y de cine en Grecia. Él nos aportó su visión de la novela, en su opinión reflejo de la sociedad tradicional griega , “ Esta tragedia moderna de amores secretos en la Grecia de los años 30 nos recuerda al dolor que sufrieron muchas mujeres en la historia literaria por no poder vivir al lado de  los hombres a los que amaban. La familia griega siempre ha sido conservadora y materialista pero en este caso llega a ser también perversa,  sacrificando todo lo ético y humano por un dote. La posición de la mujer en la sociedad queda clara: es incapaz de elegir su futuro aunque al mismo tiempo las mujeres casadas son las que deciden qué hacer con lo que queda atrás cuando el hombre se va, siendo no sólo amas de casa sino también administradoras del dinero, ya que los hombres están lejos trabajando en barcos en el medio de la nada”.
También nos aportó datos sobre la autora, Ioanna Karistiani y nos comentó su visión sobre su estilo literario
“Lo interesante de esta obra es la escritura de Karistiani, quien crea un mapa, un conjunto de pensamientos sin dividir las frases según el sujeto que actúa, mostrando así la homogeneidad de la sociedad femenina, lo común de la tristeza de la ausencia de los esposos. Los diálogos en voz directa son pocos, formando así un tipo de notas, un resultado de informaciones juntas, mezclando lo social con lo personal. Las palabras usadas son en su mayoría características de los marineros y también de la isla de Andros, creando un estilo complicado incluso para un griego. La ausencia de verbos en muchas de las frases, o ubicados estos al final de la frase después de muchos sintagmas nominales y adjetivales, ayudan por un lado a que se mantenga esta identidad de lo romántico de la época y por otro a expresar de la mejor manera el caos de información que había entre los personajes. Ya lo dije: por un lado lo personal por otro lo social. Y en este caso lo social era lo mismo que lo personal, todas sufrían lo mismo y por las mismas razones, excepto Orsa, quien guardaba bien su secreto”.
“Karistiani en su obra prefiere usar la lengua formal, sustituir palabras populares por cultas, así llega a divinizar a sus personajes, a expresar lo interior y lo exterior siempre con una distancia, hecho lógico si pensamos en lo prohibido que sería en una sociedad con tantos problemas dejar llevarse por lo sentimental. Pero la escritora sí que insiste en los sentimientos más que en los hechos -quizás esta sea la razón por la que en la versión cinematográfica el silencio aparece más que en el libro, los pensamientos fueron sustituidos por miradas por suspiros e imágenes”.

Ioanna Karistiani nació 1952 en Chania en Creta en el seno de una familia de Asia Menor. Estudió Derecho y trabajó como caricaturista para varios medios, entre ellos el periódico comunista griego Risospastis y las revistas Tetarto, Ena e Eikones. También ha trabajado para la industria cinematográfica griega.
Vive a caballo entre Atenas y la isla griega de Andros y está casada con el director de cine griego Pantelis Voulgaris, con el que tiene dos hijos y con el que ha trabajado en películas como Nyfes (Novias).
Como novelista, Ioanna Karystiani ha alcanzado un gran éxito con sus obras traducidas a varios idiomas. A su primer libro de cuentos "I kyria Kataki" (la señora Kataki) le sucedió la novela "Mikra Anglia" ("Pequeña Inglaterra") .Con esta novela, traducida a diez idiomas, Ioanna Karystiani se convirtió en ganadora del Premio Nacional de Literatura de Grecia. Esta novela fue llevada al cine en 2014, por el director de cine Pantelis Voulgaris y con guión de la propia Karystiani. La película constituyó un gran éxito de crítica y de taquilla.
Ioanna Karystiani



video 
Tráiler oficial de la película basada en la novela "Pequeña Inglaterra"

1 comentario: