EL BLOG DE LA BIBLIOTECA DEL I.E.S. "GOYA" DE ZARAGOZA


biblioteca.ies.goya@gmail.com


jueves, 26 de marzo de 2015

Día Mundial del Teatro 2015

Representación teatral en el corral de comedias de Almagro (Ciudad Real)

El Día Mundial del Teatro (World Theatre Day) fue instituido  en 1961 por el  Instituto Internacional del Teatro (ITI), con el propósito de difundir la importancia de las artes escénicas como un espacio de entendimiento universal. Se celebra anualmente el 27 de marzo por los Centros ITI y la comunidad teatral internacional con la organización de distintos eventos. Uno de los más importantes consiste en la difusión del Mensaje Internacional del Día Mundial del Teatro, a través del cual una figura de talla internacional, a propuesta del ITI,  comparte sus reflexiones sobre el teatro y su relación con la paz. El primero en hacerlo, en 1962,  fue el dramaturgo francés  Jean Cocteau
En la edición de 2015, el elegido ha sido el director polaco Kryzstof Warlikowski (1962):


 Mensaje del Día Mundial del Teatro
Los verdaderos maestros del teatro son los más fáciles de encontrar lejos del escenario. Y por lo general, no tienen interés en el teatro como una máquina para la replicación de convenciones y reproducción de clichés. Ellos buscan la fuente pulsante, las corrientes de vida que tienden a pasar por alto las salas de espectáculos y la multitud de personas empeñadas en copiar algún mundo u otro. Copiamos en lugar de crear mundos que están enfocados o incluso dependientes de debate con el público, sobre las emociones que se hinchan por debajo de la superficie. Y en realidad no hay nada que pueda revelar las pasiones ocultas mejor que el teatro.
Muy a menudo me dirijo a la prosa de orientación. Día tras día me encuentro pensando en los escritores que hace casi cien años describen proféticamente sino también serenamente el declive de los dioses europeos, el crepúsculo que sumió a nuestra civilización en una oscuridad que aún no se ha iluminado. Estoy pensando en Franz Kafka, Thomas Mann y Marcel Proust. Hoy me gustaría también contar con John Maxwell Coetzee entre ese grupo de profetas.
Su sentido común del inevitable fin del mundo -no del planeta-, sino del modelo de las relaciones entre humanos y del orden social y la agitación, es conmovedoramente actual para nosotros aquí y ahora. Para nosotros que vivíamos conformes al fin del mundo. ¿Quién vive en la cara de los delitos y conflictos que diariamente nacen en nuevos lugares más rápido incluso que los medios de comunicación ubicuos pueden mantenerse al día. Estos incendios crecen rápidamente aburridos y desaparecen de los informes de prensa, para no volver. Y nos sentimos desamparados, horrorizados y cercados. Ya no somos capaces de construir torres y los muros que construimos tercamente no nos protegen de cualquier cosa, por el contrario, ellos mismos exigen protección y el cuidado que consume una gran parte de nuestra energía de la vida. Ya no tenemos la fuerza para tratar de vislumbrar lo que hay más allá de la puerta, detrás de la pared. Y es por eso exactamente por qué el teatro debe existir y donde debe buscar su fuerza. Para mirar dentro buscamos lo que está prohibido.
"La leyenda trata de explicar lo que no se puede explicar. Debido a que se basa en la verdad, que debe terminar en lo inexplicable", así es cómo Kafka describe la transformación de la leyenda de Prometeo. Estoy convencido de que las mismas palabras deben describir el teatro. Y es esa clase de teatro, el que se basa en la verdad y que encuentra su fin en lo inexplicable es lo que deseo para todos sus trabajadores, los del escenario y los de la audiencia, lo deseo con todo mi corazón.
                                                                                                                         Krzysztof  Warlikowski
                                                                                                                       
                                                                                                                        Traducido por Manolo Garriga
                                                                                                                         Centro Cubano del ITI 


En España es tradicional la imposición de una bufanda blanca a la estatua del gran dramaturgo Valle-Inclán, situada en el madrileño paseo de Recoletos, frente a la Biblioteca  Nacional. 

La imagen del corral de comedias procede de www.nationalgeographic.com.es.
La foto de Warlikowski, de www.valenciateatros.com.
La de Valle-Inclán, de cosasnimias.blogspot.com.

 


No hay comentarios:

Publicar un comentario