EL BLOG DE LA BIBLIOTECA DEL I.E.S. "GOYA" DE ZARAGOZA


biblioteca.ies.goya@gmail.com


domingo, 17 de octubre de 2010

"Los mineros salieron de la mina", de César Vallejo

Pintura de Antonio Ruiz "El Corcito" (1895-1964)


LOS MINEROS SALIERON DE LA MINA

Los mineros salieron de la mina
remontando sus ruinas venideras,
fajaron su salud con estampidos
y, elaborando su función mental,
cerraron con sus voces
el socavón, en forma de síntoma profundo.
[…]
Craneados de labor,
y calzados de cuero de vizcacha
calzados de senderos infinitos,
y los ojos de físico llorar,
creadores de la profundidad,
saben, a cielo intermitente de escalera,
bajar mirando para arriba,
saben subir mirando para abajo.

¡Loor al antiguo juego de su naturaleza,
a sus insomnes órganos, a su saliva rústica!
¡Temple, filo y punta, a sus pestañas!
¡Crezcan la yerba, el liquen y la rana en sus ad-
verbios!
¡Felpa de hierro a sus nupciales sábanas!
¡Mujeres hasta abajo, sus mujeres!
¡Mucha felicidad para los suyos!
¡Son algo portentoso los mineros
remontando sus ruinas venideras,
elaborando su función mental
y abriendo con sus voces
el socavón, en forma de síntoma profundo!
¡Loor a su naturaleza amarillenta,
a su linterna mágica,
a sus cubos y rombos, a sus percances plásticos,
a sus ojazos de seis nervios ópticos
y a sus hijos que juegan en la iglesia
y a sus tácitos padres infantiles!
¡Salud, oh creadores de la profundidad!...(Es for-
midable.)

                       (César Vallejo, Poemas humanos)

César VALLEJO (Santiago de Chuco, Chile, 1892-París, 1938). El sentimiento de marginación por su origen humilde y por su condición de mestizo en un país y una época en que la discriminación por causas raciales era habitual, contribuyó a convertirlo en un hombre atormentado que siente y escribe sobre el sufrimiento humano. En 1923 marcha a París, donde sobrevive gracias a sus colaboraciones en publicaciones periódicas y se afilia al Partido Comunista. Viaja a España en distintas ocasiones y conoce a muchos de los poetas españoles de la época. También viaja varias veces a la Unión Soviética. Tras una estancia en España, el gobierno francés le prohibió la entrada al país. Volvió clandestinamente y murió en París en primavera, como había anticipado en uno de sus poemas: Me moriré en París con aguacero/ un día del cual tengo ya el recuerdo.Su primer poemario, Los heraldos negros (1918), muestra la influencia del Modernismo, pero con un aire más intimista y localista, además de una sombría visión del mundo. En el siguiente, Trilce (1922), rompe radicalmente con la poesía anterior, empleando un lenguaje nuevo que convierte esta obra en una de las cimas de la poesía vanguardista. Póstumamente se publicaron dos obras en las que Vallejo expresa su solidaridad con el ser humano concreto que sufre. Se trata de Poemas humanos (1939), considerada su obra maestra, y España, aparta de mí este cáliz (1940), uno de los mejores poemarios sobre la Guerra Civil española. Su influencia en la poesía española ha sido muy profunda.



No hay comentarios:

Publicar un comentario