EL BLOG DE LA BIBLIOTECA DEL I.E.S. "GOYA" DE ZARAGOZA


biblioteca.ies.goya@gmail.com


miércoles, 14 de enero de 2015

Los mejores libros de 2014: poesía

Las siguientes obras se encuentran, en opinión de los críticos, entre los mejores libros de poesía editados en nuestro país durante el año 2014.

POESÍA EN CASTELLANO

Hoy, Juan Gelman. Visor

Juan Gelman nació en Buenos Aires en 1930 y murió cuando se iniciaba el año 2014. En su importantísima y dilatada obra poética, destacan los libros Violín y otras cuestiones (1956), Gotán (1962), Cólera buey (1964), Los poemas de Sydney West (1969), Relaciones (1973), Si dulcemente (1980), Dibaxu (1994), Valer la pena (2002 ), País que fue será (2004), Mundar (2007), De atrasalante en su porfía (2009) y El emperrado corazón amora (2011). Ha recibido el Premio Nacional de Poesía Argentina (1997), el Premio Juan Rulfo (2000), el Premio Reina Sofía (2005) y el Premio Cervantes. Hoy, su último libro, extrema la lucidez descarnada que caracteriza la obra de Gelman. Cierra así sus indagaciones sobre el vacío, la identidad, el amor, la memoria y el sentido de las palabras.

Los desengaños, Antonio Lucas. Visor
Premio Loewe

El poeta Antonio Lucas, entrando con decisión en la madurez,  ha comprendido que el mundo no está bien hecho y que lo vivo destila venenos, a menudo. Pero la buena poesía es la felicidad del lenguaje. Y lo que este libro nos da, sin cicatería, es una poética del dolor, del daño mundano, y de la gloria efímera de los instantes, en un lenguaje de vahos irracionalistas con contundencias de aforismo. Que junta la pasión, el temblor y el quejido. Un lenguaje límpido, sentencioso y plural de aromas e imágenes, para decir que la vida no es buena ni sagrada, pero que la poesía, cumplida, es una salvación y una acusación, al mismo tiempo. Libro de ardor y verdad, de ira serena y de lenguaje alto, con Los desengaños, Antonio Lucas acierta de pleno e inicia la senda del buen poeta maduro. Lenguaje noble y fondo rebelde: gran poesía de ahora mismo.

Nocturno casi, Lorenzo Oliván. Tusquets

«Magnética, la noche nos acerca a cuanto oculta», dice un poema de este libro, y nos «enseña sus indicios.» Esos indicios son los mimbres con los que se tejen los poemas de Nocturno casi. La poesía de Oliván indaga y reflexiona a través del lenguaje, y renovando imágenes y asociaciones se adentra en algunas perplejidades de lo real. Sus versos nos abren la trastienda, muestran la cara oculta, el reverso, de algunas experiencias que sólo la poesía puede nombrar. Dividido en tres partes («Ardua trama», «Tocar extremos» y «Visión nocturna»), el libro desentraña esos enigmas y los dota de un sentido, que es vital y se revela metafísico. Y así, en la serie que con coherencia han establecido Puntos de fuga y El libro de los elementos, sus libros anteriores, este Nocturno casi culmina la trayectoria del autor y se nos presenta como su obra más madura y profunda.

Rosa enferma, Leopoldo María Panero. Huerga y Fierro

Un libro de hondo calado emocional, escritura sin concesiones, que aflora a la superficie de sus páginas como poética única de alguien que, por su manera de ser y estar en el mundo, hizo del suyo toda una literatura. Poética, piedra negra del temblor en la mano que sujeta el cuchillo, afilado metal que hurga en la herida con la incisiva certeza de quien sabe de la obscenidad de Tánatos, acaso metáfora de la enfermedad de vivir, como tantas veces afirmara Leopoldo. Leopoldo María Panero, último poeta herido de muerte, muerto reciente, es ahora latido de papel de esta Rosa Enferma, voz de atormentada belleza que nos sorprende y atrapa desde los primeros versos, «En cuanto a la poesía y sus registros del mal y la razón / diré que mi cabellera es rubia como la de San Juan», hasta los últimos donde concluye afirmando: «Ya los pájaros comen de mi boca / como si estuviera por fin solo / colgado del último verso».

Cuaderno de brotes, Vicente Gallego. Pre-Textos

Al salir al porche esta tarde en vilo del verano, la fragancia letal del jazminero le ha roto la cintura al pensamiento y la carne se las ha visto a solas con las flores. Es que nadie va a escucharme si le digo que no se empeñe en morir, que todo es un aroma, aroma sólo. "El jazminero", de Vicente Gallego.
Libro de poemas íntimamente relacionado con su más reciente ensayo, Vivir el cuerpo de la realidad, una reflexión sobre el verdadero alcance de nuestra naturaleza original.




La vida distinta, José Carlos Llop. Pre-Textos.

Los poetas nombran el mundo y así renace en cada poema. Conocen el desierto y las estrellas, pisan la nieve virgen en pos de un ave albina o un oso blanco. La verdad los ilumina sin que sepan. Navegan en el barco de Ulises, comparten su lecho con Helena y no temen el grito de Aquiles. Nadie sino ellos conoce su secreto. Caen ciudades, reyes, civilizaciones. Mueren lenguas y escrituras; como el amor mueren. Y como el amor permanecen los poetas en el tiempo: un tiempo que nunca les pertenece, aunque sean ellos quienes lo crean. "El tiempo de los poetas", de José Carlos Llop.




POESÍA TRADUCIDA*

Hasta aquí, Wislawa Szymborska. Traducción de Abel Murcia y Gerardo Beltrán. Bartleby

En octubre de 2011, Wislawa Szymborska comentaba a un puñado de amigos reunidos en su casa de Cracovia que su último poemario llevaría por título Hasta aquí. Trece son los poemas completos que tendrían cabida en un libro cuyo cierre precipitaría la muerte de la premio Nobel el 1 de febrero de 2012. Trece poemas presentados cronológicamente y en los que Szymborska aparece de nuevo como esa poeta cercana que tantos seguidores tienen como lectura de cabecera.



Hojas de hierba, Walt Whitman. Traducción de Eduardo Moga. Galaxia Gutenberg

Hojas de hierba es la gran epopeya americana y una de las grandes epopeyas de la literatura universal: con una voz tan vigorosa como sutil, canta el nacimiento de los Estados Unidos y su desarrollo como nación. Sus poemas recogen la bullente diversidad del país, sus heterogéneos pobladores y sus paisajes inabarcables, y su carácter indómito, irreverente, exento de artificios. Es una épica democrática, que arrumba los viejos principios de las sociedades europeas y las igualmente viejas estéticas que los ensalzaban, y proclama las esperanzas y necesidades del Nuevo Mundo, donde ricos y pobres, hombres y mujeres, blancos y negros, están llamados a ser libres e iguales, y los afectos imperan sobre los intereses. Pero Hojas de hierba es también el retrato de una persona, Walt Whitman, que vierte sus pasiones singulares y sus anhelos más íntimos en sus páginas. El amor por la naturaleza, la fuerza de su erotismo, la turbulencia de la vida en Nueva York y el abrumador ímpetu musical de su voz encuentran un eco dilatado en los poemas del libro.

Rompiente, Jorie Graham. Traducción de Rubén Martín. Bartleby

Jorie Graham es sin duda una de las voces ineludibles de la poesía norteamericana viva. Ganadora del Pulitzer en 1996, su hacer poético trasmite tanto una sensibilidad exacerbada como la impresión de que detrás de cada poema hay una inteligencia extraordinariamente poderosa y esquiva, capaz de cuestionar los esquemas más arraigados. Su décima obra, Rompiente, viene a ser la crónica a modo de diario de cómo el futuro / adquiere forma / demasiado rápido, un futuro inminente que amenaza no solo la vida tal como la conocemos, sino el sentido mismo de la escritura. A modo de multiformes lienzos, los poemas que componen este libro son flujos de conciencia que rehuyen la tentación de la solemnidad mediante una atención asombrosa a la duda, la reformulación, el balbuceo, todo cuanto es frágil e inseguro en el lenguaje. Una poesía tan consciente de la posibilidad del sinsentido como dispuesta a reivindicar la tenaz esperanza humana, con todos los medios que estén a su alcance. 

Alfabeto, Inger Christensen. Traducción de Francisco J. Uriz. Sexto Piso


Alfabeto es uno de los libros esenciales de la poesía europea del siglo xx. Hasta hoy era, de forma incomprensible, inédito en nuestra lengua. Christensen juega con la materia misma con la que está construido el mundo: las letras, y su misterioso orden. Con ese magma informe y primigenio, recrea el mundo y su destrucción. Verso a verso, letra a letra, va moldeando cada una de las cosas que lo pueblan el amor, la infancia, la vejez, el olvido, el odio, la muerte, la memoria, hasta que el árbol de las palabras, el árbol de la vida, surge, hermoso e indemne, ante nosotros



*Selección de Babelia (El País)

La información sobre las obras está tomada de las contraportadas de los libros o de las páginas Web de las editoriales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario