EL BLOG DE LA BIBLIOTECA DEL I.E.S. "GOYA" DE ZARAGOZA


biblioteca.ies.goya@gmail.com


domingo, 11 de agosto de 2013

"Halcón que se atreve", de Gil Vicente



Halcón que se atreve
con garza guerrera,
peligros espera.

Halcón que se vuela
con garza a porfía
cazarla quería
y no la recela.
Mas quien no se vela
de garza guerrera,
peligros espera.

La caza de amor
es de altanería:
trabajos de día,
de noche dolor.
Halcón cazador
con garza tan fiera,
peligros espera.

       (Gil Vicente)

Gil Vicente, escritor portugués, nació probablemente en Lisboa hacia 1465 y murió en Évora hacia 1536. Se cree que estudió Derecho, pero ejerció como orfebre, músico, actor, dramaturgo y poeta.  Fue autor dramático en la corte portuguesa entre 1502 y 1536, con Manuel I y Juan III. Al ser una corte bilingüe, pues sus reyes estaban casados con españolas, compuso once obras  en castellano, diecisiete en portugués y dieciséis en una mezcla de ambas lenguas. Después de su muerte, se imprimieron conjuntamente las cuarenta y cuatro obras que se le atribuyen en la Compilçam de todas las obras de Gil Vicente (Lisboa, 1562). Sus composiciones poéticas se encuentran intercaladas en su producción dramática;  no obstante,  existen -como ocurre con su obra dramática- problemas de filiación y, al parecer, algunas composiciones poéticas de Gil Vicente son atribuidas por la crítica a la tradición oral popular, de forma que no es posible distinguir con seguridad cuáles pertenece al autor y cuáles no.  
El texto elegido pertenece a la Comedia Rubena (1521). Es un poema de amor en el que el autor recurre al tópico literario de la "caza de amor",   a la imagen de la caza practicada con halcones y otras aves de cetrería para referirse al combate amoroso como disputa mortal entre seres altivos y soberbios. Con los primeros versos de esta composición como anuncio de la tragedia,  se abre Crónica de una muerte anunciada, de Gabriel García Márquez. Recientemente, la escritora  Begoña Oro hace del poema de Gil Vicente, pórtico de su novela juvenil Croquetas y Wasaps, la clave de interpretación de la narración.

Entradas relacionadas:

No hay comentarios:

Publicar un comentario