EL BLOG DE LA BIBLIOTECA DEL I.E.S. "GOYA" DE ZARAGOZA


biblioteca.ies.goya@gmail.com


martes, 20 de mayo de 2014

Leer juntos "La casa de los dioses de alabastro", de Magdalena Lasala


Grupo de lectura II del IES Goya
Sesión de 5 de mayo de 2014
Obra comentada: 'La casa de los dioses de alabastro' (2013)
Autora: Magdalena Lasala


LA CASA DE LOS DIOSES DE ALABASTRO

Sinopsis o resumen del argumento y elementos de la narración.

Brianda de Santángel, de familia de judeoconversos, vive en Valencia con su abuela y su hermana. En 1559, su tía Sabina de Santángel, casada con Gabriel Zaporta (también judeoconverso) en Zaragoza, la llama para que le ayude a la educación de su hija Leonor y a mejorar la endeble salud de ésta. Viene Brianda a Zaragoza y desde el primer momento advierte que éste será su lugar de ahora en adelante. En la mansión de sus tíos, se instala y convive en ese ambiente y con los miembros de la familia y criados, desarrollando unas relaciones cada vez más profundas que llenan su vida y entiende que así se va cumpliendo su destino. Cuida y educa a Leonor, conoce el amor profundo y pasional con Luis, primogénito de su tío, fruto de su primer matrimonio con Jerónima, de familia de cristianos viejos; convive con su tía Sabina y con Perla, la criada morisca relacionada con el escultor sabio Jabir por sentir entre ellos un verdadero pero imposible amor, puesto que él tuvo que desaparecer de la casa. Este artista fue conocedor del lenguaje de los símbolos y deposita en su amada Perla “su libro”, en el que había transmitido las aclaraciones a todos los misterios que envuelven la casa Zaporta, sobre todo a esa efigie de Venus presidiendo la entrada, y ese patio, un viejo santuario erigido en homenaje a esa estatua de alabastro y oro, a quien los peregrinos pedían favores. 

Seguimos conociendo en profundidad cómo es cada personaje de rasgos positivos: sinceros, cultos,
respetuosos, honestos y amantes de la belleza y el saber. Se rinde homenaje al amor y a los amantes y todo lo conocemos a tres voces correspondientes a tres personajes que viven en directo los acontecimientos. Sin embargo, por medio de personajes envidiosos, vengativos, ambiciosos, como son la cuñada de Gabriel Zaporta, hermana de su primera esposa, del enemigo de Luis, Gaspar de Aliaga, de La Inquisición con sus fanáticas injusticias y la política de Felipe II poco favorable a Aragón y sus Fueros, se va cumpliendo el destino trágico de la casa y de las familias Zaporta y Santángel. La acción se complica cuando Luis es hecho prisionero de la Inquisición por acusaciones falsas y su muerte parece segura. Se resuelve cuando Brianda ofrece su propia vida a Aliaga, mata a éste y muere ella para que Luis sea devuelto a la vida que le corresponde: casarse con   Mariana de Albión y defender la trayectoria familiar de riquezas y buen hacer en los negocios, cultura, arte y entregando dádivas a las Instituciones de la religión católica. Pero, con la ausencia de Brianda se convierte en un muerto en vida, igual que su padre cuando a los cincuenta años muere  Sabina.
 Los lectores hallamos en la novela una auténtica denuncia de cómo la Inquisición extiende su ponzoña de acusaciones falsas y fanatismo y comete unas injusticias que sólo tienen que ver con la ambición de quienes quieren conseguir los bienes materiales de las familias ricas de judeoconversos, que, aun después de varias generaciones, sus miembros son acusados de herejes, de brujería ante el Santo Tribunal y ajusticiados y sus bienes requisados.

También advertimos los lectores que es una novela histórica en la que la autora reivindica el esplendor de Zaragoza “la Harta” y “La Florencia de Occidente” en el Renacimiento. Reivindica, asimismo, el amor inmortal y la condición elevada de las gentes de Zaragoza que pusieron de manifiesto por medio de la construcción de calles y casas, verdaderas joyas arquitectónicas.
 
Patio del palacio Zaporta o patio de la Infanta, en Zaragoza

Otros elementos de la narración son la estructura, personajes, tiempo y espacio.

La estructura externa presenta tres partes y en cada una de ellas nos informan las voces narrativas antes citadas. Estas partes se corresponden con las de la estructura interna de presentación, nudo y desenlace. Los personajes son captados fácilmente y en profundidad por los lectores a lo largo de toda la narración. Y es de agradecer que la autora, en el anexo final, aclare qué personajes hacen de voz narrativa y que defina a todos, tanto a los reales como a los ficticios. Lo mismo puede decirse del tiempo y el espacio, situados ambos de modo real y concreto informándonos de ellos en dicho anexo.
 De aquí, haciendo un recuento de hechos y personajes, advertimos casi un predominio de la ficción sobre la verosimilitud propia de una novela histórica. Así, el escultor, musulmán, todo lo realiza en clave de misterio, volcando en los ornamentos tanto rasgos de la cultura grecorromana y su mitología como otros símbolos relacionados con la Astronomía, horóscopos, planetas, a modo de predicciones que desvelan acontecimientos venideros y marcan el destino trágico de Zaragoza, sus gentes y en particular de la familia Zaporta.

Aspectos comentados en el encuentro con la autora el día cinco de mayo.

Magdalena Lasala nos comunicó el porqué de los símbolos y de dedicar su novela a la Zaragoza renacentista. Expuso que editores y lectores demandaban algún escrito sobre esta ciudad siendo que ya antes había escrito libros sobre Al-Ándalus. Pensó en ello y gesta su novela cuando trabajaba ya como dinamizadora cultural de Ibercaja y contemplaba tan de cerca el Patio de La Infanta. Lo disfrutó tanto, que le nació la necesidad de escribir sobre esa obra de arte y sobre la época de esplendor que vivió la ciudad, con intención de reivindicar todo lo perdido.

Nos aclaró el significado de algunos los símbolos empleados. El Patio representa la cultura y ambiente de Zaragoza como la “Florencia de Occidente”. El león dorado significa el orgullo y altanería del pueblo de la ciudad ante el Rey absolutista Felipe II que no admitía de buen grado los Fueros de Aragón. Nos recordó el hecho de que este Rey talase las sabinas que poblaban los Monegros para construir los barcos de La Armada Invencible, origen del actual desierto.

Le propusimos el haber captado los temas siguientes y nos comentó que estaba de acuerdo.
      -     El estudio arquitectónico y artístico del Patio.
-         El espíritu erasmista en el siglo XVI en minorías cultas de moriscos y judíos.
-         El Libro Verde que contenía los nombres de los conversos y así eran continuamente vigilados, aun pasadas varias generaciones, siempre bajo sospecha,
-         Mujeres sabias y ¿brujas?
-         La Inquisición.
-         La Peste.
-         El absolutismo de Felipe II.
-         La historia familiar de los Zaporta y Santángel.
-         Una genealogía femenina.
-         El concepto del amor según se mostró en el Renacimiento: una fuerza para vivir y gozar la belleza, el equilibrio, la felicidad. Sin el amor, la muerte invade el modo de vivir.

También le formulamos cuestiones:

-         ¿La astronomía judía y mudéjar enlaza con la mitología griega como hace el escultor? Respondió que su intención era interrelacionar el mundo esotérico de las diferentes culturas y por eso le fue difícil “destilar” lo más importante de lo investigado, pues partía de la tesis de que no hay una sola Historia, sino diferentes interpretaciones.
    Nos insistió en que quiso destacar que para ella lo primero es la belleza como método de conocimiento y así las tres caras de las columnas se corresponden con las tres voces narrativas que cuentan cada una su parte de la historia y se amalgaman las tres para organizar la novela.
Quiso destacar también el concepto del dinero como camino limpio y positivo para llegar a Dios según la tradición judía, frente a la consideración como algo sucio y negativo que aparta de Dios según la tradición católica. Zaragoza, rica por comerciantes y artesanos-joyeros judeoconversos y musulmanes, acoge a todos y se conforma como una tierra de comercio con el Mediterráneo como se ve estudiando el Comercio y la Economía de estas profesiones.
   Explicó que Gabriel Zaporta fue de la rama de judíos convertidos al catolicismo y siempre preocupado por seguir la ortodoxia, no como otra rama de su familia que emigraron a Francia, siguieron sus profesiones de médicos y farmacéuticos y no volvieron hasta el siglo XIX. Los conversos Zaporta, quedan en Monzón y Barbastro, administran los bienes de altas fortunas, forman parte de un movimiento socioeconómico que tiene que ver con la religión. Gabriel Zaporta viene ya muy rico a Zaragoza porque ésta es la cabeza de la Corona de Aragón en que el comercio de azafrán, lana, libros es muy importante. Él es ya el nieto de los primeros de su familia en este lugar, y se casó por primera vez con una cristiana vieja, Jerónima, de quienes Luis fue el primogénito.  Por otra parte, los Santángel, explicó, son perseguidos por estar en el Libro Verde, pues algunos colaboraron para matar al primer inquisidor Pedro Arbués y, a pesar de ello, Gabriel casó en segundas nupcias con Sabina Santángel y sintió por ella un verdadero y permanente amor, su principal razón para vivir.

-         Quisimos comentar otros temas como el arte, los nombres, pero no dio tiempo. Sólo explicó, respecto del Arte del Renacimiento, que ella lo entendía como un sincretismo de todas las culturas y lo quiso reflejar así en los rasgos del Patio.

Interior del palacio de la Aljafería, que fue sede de la Inquisición

Comentó otros aspectos que fueron reales:

-         Que los Santángel fueron proscritos y para nombrar a las mujeres ajusticiadas investigó que Sabina recibió un libro con los secretos de familia y luego ella también lo cedió y, en la novela, la autora rinde homenaje a estas rebeldes reivindicándolas. De Sabina se sabe su amor a los libros y su belleza, no más. Sí fue la inspiradora del Patio, que va creciendo hasta ser la guardiana del secreto, el centro y la verdadera protagonista; provenía de los Santángel de Valencia, una rama que sufragó viajes de Colón y, ahora, en la novela, sirve para que Brianda recupere el honor de dicha rama familiar, pues era la heredera de la hermana de Sabina.
-        Como método de avance, empleó la autora el recurso de nombrar a pocas Santángel por pensar que esto da fuerza para que el lector se dé cuenta de lo trágico de estas mujeres.
-   De 1559 en adelante, la Inquisición se ceba en Zaragoza contra la libertad intelectual que caracterizaba a la ciudad y sus gentes, pues en la segunda mitad del XVI había sin duda muchas corrientes críticas, erasmistas. Y la Inquisición, a partir de 1550, llega a tener más poder político. A la vez, se pierde la sociedad rural, que junto con la peste y las gentes que vienen a la ciudad, conforman el momento en que se exige la conversión seguida por moriscos y judeoconversos. Los mudéjares quedan y se les permite conservar su religión y a veces se les llama “moros de paz”, como el personaje de Perla.
-         No se sabe quién fue el autor del Patio y esto le vino bien a la autora para que el artista escultor, aun siendo musulmán, pero con el guía director de obras Miguel Violante, volcase mensajes cabalísticos, astronómicos, de alquimia, mitológicos, la mezcla de planetas y astros confundiéndolos y cartas astrales entre otros. Parece que Zaporta hace todo esto por amor a su esposa Sabina y para hacer paralelas las tres fases de la luna con las tres edades de la mujer, destacando la luna llena relacionada con la maternidad y la menguante con Hécate. Cada planeta que simboliza la columna tiene también avisos de vicios y de lo negativo. En el Renacimiento, se consideran los dos planos mudéjares, el divino y el humano, superpuestos como dos cuadrados formando la estrella de ocho puntas; el inferior representa lo humano y el superior lo divino. Las columnas son cuatro esquinas y cuatro centrales que figuran la estrella mudéjar, y Jabir se encarga de ello, de llevar lo humano a lo divino, además de los otros mensajes.
-         Otra lectura en el friso de los amantes llama también la atención, los medallones con siluetas de perfil que se miran amorosamente y los animales extraños de alrededor como “protectores”, aludiendo a rasgos ¿mesopotámicos? Y así queda claro que “En este lugar se protege el amor”.


No ha quedado nada concreto sobre la interpretación científica del Patio. El lugar se crea por el amor de Zaporta a su segunda esposa y al pensar en por qué Venus, la autora comenta que porque Venus une lo masculino y lo femenino para conseguir la perpetuación. Por eso se podría llamar el Patio-Palacio de Venus y no de Afrodita por ser más latina.
En un libro de Andrés Alciato “El tribunal de Venus”, se reproduce ese tribunal en que las almas se pesan para saber su capacidad de amor. Y de este libro (también en la imprenta de Jorge Cocci), que entró en Zaragoza casi a la vez que en Italia, la autora tomó datos.

Pero también hay incógnitas en adornos y mensajes, de modo que las culturas que aparecen no son inocentes, según la autora.  Así, Jabir el escultor representa vivir el amor, sacrificarlo para tenerlo en el más allá y transmitir la adivinación trágica. El tallador, según la autora, no podía ser más que alguien que elaborara mensajes para que de una estructura troncal poder crear todo el mundo de personajes y el propio relato.  Por otra parte, Miguel Violante, el director de obras y también enamorado de Sabina, es quien trae todas las influencias artísticas de otras culturas; y esto explica que Jabir emplee arte figurativo.
La parte de arriba es alegoría política: una alabanza a los Austrias, pues a Zaporta le interesa estar de acuerdo tanto con la ortodoxia religiosa como con la política.
Al final, Magdalena Lasala resaltó que le satisfizo plenamente crear el personaje “malo”Gaspar de Aliaga y desarrollarlo como vehículo para que, a pesar de su ambición, envidia y maldad, triunfe el honor de las familias protagonistas y el amor.

                                                                        Mercedes Asensio 




No hay comentarios:

Publicar un comentario