EL BLOG DE LA BIBLIOTECA DEL I.E.S. "GOYA" DE ZARAGOZA


biblioteca.ies.goya@gmail.com


domingo, 16 de junio de 2013

"El otoño de las rosas", de Francisco Brines





EL  OTOÑO DE LAS ROSAS

Vives ya en la estación del tiempo rezagado:
     lo has llamado el otoño de las rosas.
     Aspíralas y enciéndete. Y escucha
cuando el cielo se apague, el silencio del mundo.

                   (Francisco Brines, El otoño de las rosas, 1987)

[Selección de la profesora María José Forcén]


 
Francisco BRINES (Oliva, Valencia, 1932) es un poeta español perteneciente a la generación de los 50. Licenciado en Derecho y en Filosofía y Letras, ejerció de lector de Literatura española en la universidad de Cambridge y de profesor de español en la de Oxford. En el año 2000 fue elegido miembro de la Real Academia de la Lengua para ocupar el sillón 'x', en sustitución del dramaturgo Antonio Buero Vallejo. Muy influido por Juan Ramón Jiménez y por Luis Cernuda (a quien dedicó su discurso de ingreso en la Academia), es autor de una obra poética alejada de la poesía social de los miembros de su generación, una poesía elegíaca que se mueve entre la celebración de la belleza y la melancolía por el paso del tiempo y la caducidad de la vida. Ha publicado, entre otros, los poemarios Las brasas (1960, Premio Adonais), Palabras en la oscuridad (1966, Premio Nacional de la Crítica), El otoño de las rosas (1987, Premio Nacional de Literatura), considerado una de las cimas de la poesía española de la segunda mitad del siglo XX, y La última costa (1995, Premio Fastenrath 1998). En Ensayo de una despedida (1997) recoge su producción poética desde 1960 a 1997. En 1999 recibe el Premio Nacional de las Letras Españolas por el conjunto de su obra, y en 2010 el Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana.
    En el  poema elegido, que da nombre a su obra más celebrada, actualiza la imagen barroca de la rosa como encarnación de  lo efímero de la existencia. El otoño, la estación de la madurez, es el marco de esas rosas que, en la poesía de Brines, representan la fugacidad de la vida, pero también su perfume. "Las rosas del otoño", ha escrito José David Pujante,"son los dones actuales de la vida. Debe aspirarlas, quiere vivirlas y debe y quiere encenderse, arder, jubiloso".

Entrada relacionada:





6 comentarios:

  1. Alguien me trajo hasta aquí . No se quien. Es un misterio oculto en mi interior y algún día quizá , pueda descifrarlo.

    ResponderEliminar
  2. Pues aspira el perfume de la rosa, el perfume de la vida.

    ResponderEliminar
  3. Alguien me trajo hasta aquí: la curiosidad por la poesia de Brines.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenido, anónimo.Espero que encuentres motivos para regresar.

      Eliminar
  4. Algo muy curioso me paso este sábado pasado pues me desperté de un sueño tan real en donde aparecía El libro: El otoño de las Rosas del cuál en mi vida había sentido nombrar ni sabia quien lo escribió. Ante tal sorpresa, busqué en internet y encontré que existe. Mas sorprendida estoy luego de interiorizarme de que se trata y en la etapa de vida que me encuentro.
    Repito, no sabia de su existencia, y luego de buscarlo, no es ni la tapa igual a lo que en mi sueño vi pero su título era muy claro. Evidentemente , tengo que conseguirlo y leerlo.

    ResponderEliminar
  5. Es un hermoso libro. No se sentirá defraudada.

    ResponderEliminar