EL BLOG DE LA BIBLIOTECA DEL I.E.S. "GOYA" DE ZARAGOZA


biblioteca.ies.goya@gmail.com


miércoles, 1 de mayo de 2013

" Cómo ganar una guerra", de Ignacio Gónzález-Posada

GONZÁLEZ-POSADA, Ignacio: Cómo ganar una guerra, LID Editorial, Madrid, 2010, 240 páginas.

Durante la Primera Guerra Mundial, el frente occidental se estancó. Ninguno de los generales de ninguno de los bandos supo encontrar una solución, aparte de mandar millones de hombres a una muerte segura durante cuatro años. Los líderes (directivos) de los países y ejércitos que combatieron en la Segunda Guerra Mundial habían estudiado y analizado minuciosamente la Primera Guerra Mundial, muchos de ellos incluso habían participado en sus combates. Así que su objetivo inicial era no volver a repetir los errores del pasado. Pero el ser humano se deja guiar por la llamada inercia activa, y antes nuevos retos o situaciones, optamos por hacer lo de siempre. Algo parecido le sucedió a Alemania cuando perdió la iniciativa en la guerra: no fue capaz de adaptarse a la nueva situación.
    La mala selección de los consejeros por parte de su líder, Adolf Hitler, solo sirvió para complicar las cosas. Se rodeó de personas fáciles, que le decían lo que quería oír, lo cual no es una estrategia muy inteligente en una situación de crisis. Alemania tenía lo que podría llamarse una ventaja operacional en el campo de batalla: sus tropas eran de más calidad y luchaban mejor. Sin embargo, no llevaban a cabo una estrategia coherente. Y como sucede a menudo en el mundo empresarial, cuando los competidores consiguen al fin igualar su eficiencia, sustituyendo la calidad por cantidad, acabó por no poder ganar.
    Tener una estrategia requiere compromisos, lo cual significa asumir riesgos y concentrar recursos y esfuerzos. También exige saber retirarnos a veces y a tiempo, sabiendo sacrificar objetivos. Por ejemplo, tras el desastre del verano de 1941, Stalin comprendió que para salvar a sus tropas y no cometer el error de nuevo, debía ceder terreno y retirarse hasta Stalingrado. Aguantando a las fuerzas alemanas arriesgándose a perder la ciudad. Y cuando se sintió con suficiente fuerza (tras el tiempo de recuperación) decidió contraatacar, sorprendiendo al contrario en su flanco más desprotegido con una innovadora propuesta.
    El mundo de la empresa no es tan peligroso como el de la guerra, pero sí que es igual de complicado. Hacer sencillas las cosas complicadas es el trabajo de todo buen directivo. Definir una estrategia ganadora, poner una meta común y permitir que los recursos se concentren en el punto de máximo esfuerzo llegado el momento.
  La historia de la Segunda Guerra Mundial nos ha demostrado que todo lo anterior es posible, preocupándonos por los hombres, rodeándonos de expertos colaboradores y manteniendo la integridad moral. Hemos de rodearnos de personas innovadoras, prestar atención a la palabra de los expertos y evitar a los incompetentes. Luchar con decisión, no perder nunca de vista nuestro objetivo y compartir la responsabilidad. Ese es el verdadero método para ganar una guerra, ese es el verdadero método para llegar a ser un buen directivo y sacar adelante una empresa.

    Desde mi punto de vista, “Cómo ganar una guerra” es un libro muy interesante en el que el autor, Ignacio González-Posada, nos descubre que no hay muchas diferencias entre la II Guerra Mundial y nuestro día a día profesional. Y a la vez que  aporta importantes (y curiosos) datos históricos sobre dicha guerra, nos da lecciones sobre las decisiones tomadas, aplicadas a la estrategia empresarial de importantes marcas como Sony, Microsoft o Coca-Cola.
    Narrado de una forma muy amena, utilizando interrogaciones retoricas e ironías, consigue que mientras lo estás leyendo, disfrutes no solo con el contenido de la lectura en sí (que tanto para los amantes de la historia como para los futuros economistas es de gran interés), sino también con la manera en la que está expresado todo: cada pensamiento del autor, cada situación vivida por los personajes conocidos que se mencionan, etc.
   Resumiendo, es un libro con el que uno es capaz de enterarse de curiosidades de la guerra que nunca habría imaginado o de ciertos hechos que desconocía (a no ser que sea profesor o historiador), y también consigue que las personas interesadas en la economía, aprecien la importancia de llevar a cabo una buena estrategia, mediante innumerables ejemplos y sucesos actuales.
   Entretenido en cada párrafo, educativo, lleno de información muy útil y que no está de más conocer. Y escrito de tal forma que nunca resulta duro o aburrido leerlo. Me ha gustado mucho, me ha parecido una buena obra, y desde luego, me lo volvería a leer.

                                     Alejandro Gaite Marcellán, 2º bachillerato E

3 comentarios:

  1. En esas guerras no se si compiten por saber quien mata más o quien muere menos, lo cierto es que en todas el que pierde es el pueblo y los soldados, los presidentes siempre están a la cabeza y si pierden salen a esconderse en sus casas secretas o se lavan las manos diciendo que todo fue por la patria, cuando lo que defendían eran sus propios intereses.

    ResponderEliminar
  2. necesito descargar el libro, porfavor si alguien me facilitaría la información le estaría eternamente agradecido...es para mi monografia

    ResponderEliminar