EL BLOG DE LA BIBLIOTECA DEL I.E.S. "GOYA" DE ZARAGOZA


biblioteca.ies.goya@gmail.com


sábado, 25 de mayo de 2013

Aurora Egido, nueva académica de la Lengua



    La filóloga Aurora Egido Martínez (Molina de Aragón, Guadalajara, 1946), catedrática de Literatura de la Universidad de Zaragoza desde 1981, ha sido elegida nuevo miembro de la Real Academia Española (RAE) para ocupar el sillón B, en sustitución del fallecido cineasta aragonés José Luis Borau.  Su candidatura fue presentada por Carmen Iglesias, Pere Gimferrer e Ignacio Bosque.
    La nueva académica ha centrado sus investigaciones en la literatura española del Siglo de Oro.  Se encuentra entre  los máximos especialistas en Baltasar Gracián y ha dedicado también numerosos trabajos a Cervantes, Calderón y la poesía española de siglo XVII. Medalla de Oro de las Cortes de Aragón, ha recibido, entre otras distinciones,  el Premio Nacional de Investigación en Humanidades Ramón Menéndez Pidal por sus trabajos acerca del Siglo de Oro.
    "Es una responsabilidad, además, que sea el sillón B, que ocuparon el gran filólogo Emilio Alarcos Llorach, Fernando Fernán Gómez, a quien conocí brevemente y que demostró ser un excelente profesional; y José Luis Borau, con quien mantuve una entrañable amistad y largas charlas por ser una cinéfila empedernida... Ese sillón impone porque te lleva sin darte cuenta a Bécquer o Borges", ha declarado Aurora Egido, la novena mujer que ingresa en la RAE. Antes lo hicieron Carmen Conde, Elena Quiroga, Ana María Matute, Carmen Iglesias, Margarita Salas, Soledad Puértolas, Inés Fernández Ordóñez y Carme Riera.  La institución cuenta con cuarenta y seis sillas académicas, de las que solo siete están ocupadas por mujeres. Actualmente está vacante la correspondiente a la letra F, cuyo último titular fue José Luis Sampedro.
    En las declaraciones tras su elección, Aurora Egido  ha mostrado su preocupación por la pérdida de horas lectivas de Historia de la Literatura, la reducción de profesorado en la universidad y el creciente abandono de nuestro país por  los jóvenes investigadores. "Estoy convencida", añade, "de que las Humanidades serán capaces de hacernos remontar las miserias que estamos padeciendo. La crisis de valores empezó mucho antes que la económica. Fue el termómetro que nos anunciaba lo que tenemos ahora".


No hay comentarios:

Publicar un comentario