EL BLOG DE LA BIBLIOTECA DEL I.E.S. "GOYA" DE ZARAGOZA


biblioteca.ies.goya@gmail.com


domingo, 13 de junio de 2010

"Ruina", de Federico García Lorca

"Torso en azul", de Vilma Penroz



                     RUINA

                      A Regino Sainz de la Maza

Sin encontrarse,

viajero por su propio torso blanco,
¡así iba el aire!


Pronto se vio que la luna
era una calavera de caballo
y el aire una manzana oscura.


Detrás de la ventana
con látigos y luces se sentía
la lucha de la arena con el agua.


Yo vi llegar las hierbas
y les eché un cordero que balaba
bajo sus dientecillos y lancetas.


Volaba dentro de una gota
la cáscara de pluma y celuloide
de la primer paloma.


Las nubes en manada
se quedaron dormidas contemplando
el duelo de las rocas con el alba.


Vienen las hierbas, hijo.
Ya suenan sus espadas de saliva
por el cielo vacío.


Mi mano, amor. ¡Las hierbas!
Por los cristales rotos de la casa
la sangre desató sus cabelleras.


Tú solo y yo quedamos.
Prepara tu esqueleto para el aire.
Yo solo y tú quedamos.


Prepara tu esqueleto.
Hay que buscar de prisa, amor, de prisa,
nuestro perfil sin sueño.


(Federico García Lorca, de Poeta en Nueva York)

[Selección de Juan Briz, 1º Bachillerato E]



Federico García Lorca (Fuente Vaqueros, Granada, 1898-Víznar, Granada, 1936). Fue un artista polifacético (poeta, dramaturgo, músico y dibujante). Es una de las figuras más representativas de la generación del 27, en cuya obra poética conjuga sabiamente tradición y modernidad al servicio de unos temas constantes: la muerte, el destino trágico, el deseo frustrado, la violencia y la marginación. Su producción lírica se divide en dos etapas. A la primera (1920-1928) pertenecen cuatro obras (Suites, Libro del cante jondo, Canciones y Romancero gitano), en las que los versos cortos sirven de soporte a la gravedad de los temas y a la intensidad dramática. La segunda etapa (1929-1936) se inicia con Poeta en Nueva York (obra de denuncia de la sociedad capitalista, en la que adoptó el surrealismo como técnica literaria y sustituyó el metro tradicional por el verso libre), a la que siguen el Llanto por Ignacio Sánchez Mejías (extraordinaria elegía en la que combina la tradición popular y la culta), Diván del Tamarit (donde utiliza los moldes de la poesía árabe clásica), Seis poemas galegos (escritos en lengua gallega) y Sonetos del amor oscuro (utiliza la forma clásica del soneto para expresar su experiencia amorosa). Su asesinato en la campiña granadina, poco después del comienzo de la guerra, truncó su brillante trayectoria como escritor y lo convirtió en símbolo de la Guerra Civil española.

No hay comentarios:

Publicar un comentario