EL BLOG DE LA BIBLIOTECA DEL I.E.S. "GOYA" DE ZARAGOZA


biblioteca.ies.goya@gmail.com


jueves, 11 de diciembre de 2014

Harold Bloom: sobre la literatura actual



El crítico literario Harold Bloom ha generado  una enorme polémica en nuestro país por  sus recientes declaraciones sobre la literatura actual. En la entrevista publicada en el diario EL PAÍS el pasado día 10, el autor de El canon occidental* comenta que todos los días recibe numerosos correos de personas que se quejan de la escasa calidad de lo que se publica actualmente ("Leemos basura."). Respecto a los críticos afirma que " la mayoría de los que se llaman  a sí mismos críticos  no lo son de ningún modo; se trata de periodistas, o ideólogos o propagandistas". Pero es, sobre todo, su afirmación de que en la literatura actual no hay nada radicalmente nuevo lo que ha provocado mayor contestación:
Harold Bloom
   No me parece que en la literatura contemporánea, ya sea en inglés, en Estados Unidos, en español, catalán, francés, italiano, en las lenguas eslavas, haya nada radicalmente nuevo. No hay grandes poetas como Paul Valéry, Georg Trakl, Giussepe Ungaretti y mi predilecto entre los españoles, Luis Cernuda, o novelistas como Marcel Proust, James Joyce, Franz Kafka y Beckett, el último de la gran estirpe. Borges era fascinante, pero no un creador.
De todos los comentarios  leídos estos días acerca de las declaraciones de Bloom, nos parece especialmente clara y razonable la aportación  de Alberto Manguel. Tras recordar que tampoco las opiniones de Bloom le parecen algo novedoso, pues ya en el Eclesiastés se hace una afirmación en el mismo sentido, y que la idea de novedad es "un concepto inventado por los modernistas para justificar sus experimentos artísticos", añade:
Alberto Manguel
   Cervantes deliberadamente imitó la novela pastoril y de caballerías, y Shakespeare tomó varios de sus argumentos de autores italianos.
   Si bien el tema y las maneras de narrarlo son parte de una costumbre ancestral, hay en ciertos autores (Cervantes, Shakespeare) un tono, un cambio de punto de vista, una revisión de las ideas consabidas que los convierten en algo único, notable. Esas voces singulares que repiten de un modo inesperado historias ya contadas, aparecen en todas las épocas y en todas las culturas, y en todas se alzan voces como la de Bloom y la del autor del Eclesiastés para decir que ahora no hay nada nuevo bajo el sol.
   [...] Es cierto que la voz de Cees Nooteboom tiene ecos de Ibn Battuta y Diderot; que en W. G. Sebald hay vestigios de sir Thomas Browne y del Heine prosista; que Enrique Vila-Matas es heredero de Laurence Sterne; que Ismaíl Kadaré continúa la tradición de Heródoto y de Homero; que Jean Echenoz ha aprendido la lección de los novelistas franceses del XVIII; que Tom Stoppard debe mucho al teatro de Wilde y de Pirandello; que Tomas Tranströmer ha leído al Virgilio de las Églogas y a Wordsworth; que Cynthia Ozick ha estudiado la obra de Henry James; que Pascal Quignard tiene una deuda con Montaigne. Todo esto es cierto pero es cierto también que estos autores son únicos, y sus obras iluminan nuestro siglo como Cervantes y Shakespeare iluminaron el suyo.
   [...] Como en todas las épocas, nuestros anaqueles están repletos de inmundicias, y seres que se llaman a sí mismos escritores producen objetos que se parecen a libros para el consumo dirigido (pensemos en los autores condenados por el cura y el barbero en la biblioteca de Alonso Quijano). Pero también hay creadores auténticos, inspirados autores que, no sabemos ni por qué ni cómo, nos dan viejas palabras en permutaciones nuevas para nombrar aquí y ahora nuestras ancestrales angustias, temores y esperanzas. 
                                               (Publicado en EL PAÍS, miércoles 10 de diciembre de 2014)
Para leer completa la entrevista a Harold Bloom:
http://cultura.elpais.com/cultura/2014/12/08/actualidad/1418055903_266402.html

El artículo de Alberto Manguel:

La opinión de Javier Rodríguez Marcos:

Otras opiniones:

* El Canon occidental (1994), un catálogo de sugerencias de lectura con la finalidad de "ordenar las lecturas de una vida", ofrece una selección de los, en opinión del autor,   veintiséis mejores  escritores desde el siglo XIV al XX, veintiséis autores que todo lector que se precie debe conocer. La lista (de narradores, poetas, dramaturgos, ensayistas, filósofos y científicos) incluye a los siguientes autores: Shakespeare, Dante, Samuel Johnson, Goethe, Wordsworth, Cervantes, Chaucer, Joyce, Montaigne, Molière, Milton, Jane Austen, Walt Whitman, Emily Dickinson, Charles Dikens, Eliot, Tolstoi, Ibsen, Freud, Proust, Virginia Woolf, Kafka, Neruda, Borges, Pessoa y Beckett. La principal objeción a esta  obra es que ha sido escrita desde una óptica anglosajona (basta observar el absoluto predominio de autores en lengua inglesa).

No hay comentarios:

Publicar un comentario