EL BLOG DE LA BIBLIOTECA DEL I.E.S. "GOYA" DE ZARAGOZA


biblioteca.ies.goya@gmail.com


domingo, 16 de marzo de 2014

"Canción de otoño", de Miguel Labordeta


Pintura:  H. Anglada Camarasa


                          Canción de otoño



                                                   He de caminar
y aún no sé
                                                   el nombre de la noche
                                                   he de amar
y aún no sé
                                                   el enigma de tus besos
                                                   he de vivir
y aún no sé
                                                   si la aventura
tiene un pretexto voraz
                                                   o es una rosa lastimada
he de morir sin duda
                                                   y aún no sé
si la llama fugitiva
                                                   se apaga adormecida para
                                                       siempre
u otra senda otro ensueño
de luz
                                                   nos lleva de la mano
hacia delante
                                                   más allá de este viento
                                                       vacío.


                                     Miguel Labordeta, de Los soliloquios (1969) 


El poeta Miguel Labordeta Subías nació en Zaragoza en 1921. Hermano del cantautor y escritor José Antonio Labordeta, inició sus estudios en el colegio Santo Tomás de Aquino (fundado por su padre, catedrático de Latín) y se examinó de bachillerato como alumno libre en el instituto Goya. Tras licenciarse en Historia con premio extraordinario en 1942, marchó a Madrid con la intención de obtener el doctorado. Durante su estancia en la capital entró en contacto con otros escritores y con corrientes como el postismo y el surrealismo. Regresa a Zaragoza sin acabar la tesis para impartir clases en el colegio familiar, de cuya dirección se hará cargo en 1953 tras la muerte de su padre.  Con un grupo de escritores funda la revista Ansí y es el gran impulsor de la tertulia Niké, así como de la Oficina Poética Internacional (OPI) y de su órgano de expresión, Despacho literario. Falleció en 1969, a los 48 años, a consecuencia de un aneurisma de aorta.
Su temprana muerte puede explicar, en parte, que no goce en la historia de la literatura española del  lugar que le corresponde por su poesía anticonvencional y desgarrada, representada por libros como Sumido 25 (1948), Violento idílico (1949), Transeúnte central (1950), Epilírica (1961), y Los soliloquios, Autopía y La escasa merienda de los tigres, publicados póstumamente.



No hay comentarios:

Publicar un comentario