EL BLOG DE LA BIBLIOTECA DEL I.E.S. "GOYA" DE ZARAGOZA


biblioteca.ies.goya@gmail.com


martes, 5 de junio de 2012

"La chica de Quintana", de Javier Viguera Sancho

Javier Viguera y Francisca Soria en el acto de presentación del libro

Javier Viguera Sancho, La chica de Quintana, Zaragoza, Mira Editores, “Sueños de tinta”, 2012, 89 páginas.


El día 4 de Junio de 2012 en el Salón de actos del Instituto “Goya”, del que fue un brillante alumno, Javier Viguera Sancho presentó su primera novela, La chica de Quintana.

Se trata de una “novela de triángulo”, el formado por Luis Montero, Quintana y su novia Natalia, aprisionados todos en un futbolín. Es un triángulo, pero no amoroso: dos hombres jóvenes enfrentados por el juego y una muchacha atolondrada y hermosa que provoca el duelo entre ellos. Hasta ese momento ambos se habían evitado como rivales, pues se sabían muy igualados en destreza. Y si, en principio, podría parecer al lector que el reto no es peligroso, el autor se encarga, ya desde el inicio, de ir ensombreciendo la atmósfera con todas las amenazas posibles para que el envite resulte temible.

El personaje femenino parece claramente inspirado en la realidad más actual y es tratado en todo momento, a pesar de sus errores, con total benevolencia por parte del autor. En la construcción de los personajes masculinos, sin embargo, opera por un lado la realidad (se trata de hombres de nuestro tiempo  con los que uno puede tropezarse si frecuenta determinados ambientes de apuestas clandestinas), pero también  la Literatura, especialmente la narrativa clásica española con sus pícaros, jugadores, buscavidas y matasietes.

La fórmula de Viguera para conjugar realidad y literatura es verdaderamente eficaz: en un escenario contemporáneo de los bajos fondos, un bar de mala nota con futbolines,  crea una novela con empaque narrativo gracias a que el protagonista es un apasionado lector de la antigua Destreza española de la espada y dota a su aventura de una grandeza de la que su vida mediocre y el ambiente en el que se mueve la habrían privado.

El autor ennoblece el mundo de Luis Montero, un mundo de rufianes que juegan al futbolín, porque en cada partida junto al dinero de las apuestas se ventila un lance de honor. Y si por ello tendría la novela un cierto toque calderoniano, en realidad, el relato en general tiene un sesgo más bien cervantino por el ambiente rufianesco en el que Montero acaba siendo un poco “quijote” _ por ayudar a la chica de Quintana sufre el desafío, pero también logra salir vencedor de sí mismo_ y, sobre todo, porque la mirada de Viguera sobre el ser humano es benévola como lo era la de Cervantes

La chica de Quintana se lee fácilmente porque consigue crear una verdadera intriga que asalta al lector desde la primera página y ya no le deja parar hasta ver el desenlace argumental. La historia está contada de forma rápida y el autor no se demora en descripciones prolijas, aunque caracteriza eficazmente los espacios y las personas.

Y facilita la lectura, además, el hecho de que en la novela predomina el lenguaje oral, incluso en boca del narrador. La obra se presenta salpicada de coloquia­lismos y vulgarismos contemporáneos. Pero la afición del protagonista por la esgrima trae, además, a sus páginas las voces del siglo de Oro y el habla de germanías ­-la jerga de los delincuentes de aquella época- aunque nunca dificultan la comprensión de la obra. Bien se podría decir que hay en esta novela una aventura del léxico paralela a la peripecia de los personajes.

Tras leer La chica de Quintana nos damos cuenta  de que lo que El DRAE define como “Cierto juego en que figurillas accionadas mecánicamente, remedan un partido de fútbol”, puede paradójicamente convertirse en el campo de batalla de las más hondas pasiones, tal y como anticipa, en parte, su original  Portada.

            La novela incluye, al final, un excelente Glosario de palabras del siglo de Oro que redondea y complementa esta cuidada edición.
                                                                      
                                                                       FRANCISCA SORIA


Francisca Soria, que  ha sido catedrática de Lengua y Literatura del IES Goya y profesora de Javier Viguera, realizó un brillante y ameno análisis de la novela en el acto de presentación de la misma.



 EL AUTOR, Javier Viguera Sancho (Zaragoza, 1984),   licenciado en Filología Hispánica por la Universidad de Zaragoza, ejerce actualmente como profesor de Secundaria en la especialidad de Lengua y Literatura.Combina su labor  docente con su afición por la escritura, que  ya comenzó cuando, de adolescente,  obtuvo un áccesit en la XII edición  del  Concurso Literario de  Narraciones Cortas Luis Landero. Posteriormente consiguió un segundo premio en el Concurso de Relatos San Isidoro 2006 de la Facultad   de Filosofía y Letras de la Universidad de Zaragoza, en donde, además, colaboró con varios artículos en diversos números de la revista universitaria Eclipse. Ha intervenido, asimismo, en la antología de prosistas aragoneses El viento dormido con el relato "Retrato en el Freedom Club". La chica de Quintana es su primera incursión en el género  de la novela corta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario