EL BLOG DE LA BIBLIOTECA DEL I.E.S. "GOYA" DE ZARAGOZA


biblioteca.ies.goya@gmail.com


domingo, 30 de agosto de 2015

"Y entre la maravilla del viento y de la greda...", de Carmen Pallarés


Gredas de Bolnuevo, Mazarrón (Murcia)


Y ENTRE LA MARAVILLA DEL VIENTO Y DE LA GREDA...

Y entre la maravilla del viento y de la greda
tenemos que mirar lamer tocar
mandar a estos sentidos a recorrer el reino
dar casa a las palabras cueva mundus
crear así el ubi terra patrum ibi patria*
el hueco circular
la tierra convenida del origen
y la piedra pactada con el río del tiempo
contemplar el jardín de los antepasados 
como si el jardín fuera
y ocupar el espacio el lleno de sí mismo
entre la maravilla del viento y de la greda
perdidos en nosotros amados por aquello que tenemos
crear así la forma de este vuelo
hilo de plata en línea con la muerte
el cuerpo todo un sueño boreal
soñar así que un pródigo
ha dispuesto la copa del placer
la copa del dolor la copa de la melancolía
y un usurero ha decidido
qué hacer con la belleza cuando mata
a imagen de qué imagen que tira de mi vida
dolor fuera de mí
y luz
y sombra.

                                    De Abba, Libertarias, 1995

-greda, tipo de arcilla arenosa muy apreciada en alfarería.
*'Donde se halla la tierra de mis antepasados allí está mi patria'.


Carmen Pallarés, escritora, periodista y pintora española, nació en 1950 en Madrid, ciudad donde reside. Estudió Filosofía, Periodismo y Artes Plásticas para dedicarse profesionalmente al periodismo cultural y la crítica de arte, a la pintura y a la creación poética.
   En 1979 publicó su primer poemario, Del lado de la ausencia, al que han seguido Molino de agua, 1980; La llave de grafito, 1984 (accésit al premio Adonais 1983); Caravanserei, 1987  (premio Esquío 1986), Antología (1979-1986), 1987; Luces de travesía, 1989; Abba, 1989; Esgrima, 2005; Cardiá (1969-2009), 2010; Camino de mi palacio, 2012, y Partitura adelante, 2013. Ha sido incluida en varias antologías. 
   Su producción poética, en la que se percibe la influencia de los clásicos conceptuales españoles (los poetas de cancionero, Garcilaso y Quevedo) junto a la de las poesías china y árabe, rechaza la grandilocuencia y tiende a la concentración expresiva. Se advierte, asimismo, una faceta culturalista pues en sus versos se dan cita motivos referidos a culturas, geografías, objetos, escritores, a menudo preferidos por su exoticidad y rareza. Sus temas esenciales son el misterio, la pintura, las artes en general, el mar, el aire, el tiempo y la infancia.
   En  Abba,  como señala Pablo Luque Pinilla, "revela la certidumbre de un misterio, como fuente y origen de todo", hasta el punto de que "sin este conocimiento hay que resignarse a lo incompleto, a lo engañoso, a lo insuficiente". El título, un término del arameo que significa 'padre' y una de las últimas palabras pronunciadas por Jesucristo antes de morir, hace referencia de alguna forma a la muerte del padre de la autora, acaecida en fechas próximas a la publicación del libro. Pero "el grito abba", en un libro que "responde a la llamada de la escritura como evidencia  del origen de un destino",  es también "el reclamo del conocimiento, la exploración de esa atmósfera onírica y desesperada que fundamenta la interrogación artística y personal", en opinión de José María Barreda, para quien "la imagen lírica del crucificado y su amargura se convierte en símbolo profano del proceso de creación, correlato de la lucha entre el esfuerzo y la pasión del artista y la realidad imposible, los límites del artista".

No hay comentarios:

Publicar un comentario