EL BLOG DE LA BIBLIOTECA DEL I.E.S. "GOYA" DE ZARAGOZA


biblioteca.ies.goya@gmail.com


martes, 29 de enero de 2013

Alexis Zorba el griego



El próximo día 11 de febrero, dentro de las actividades del programa Leer Juntos, comentaremos la novela Alexis Zorba el griego, del escritor Nikos Kazantzakis.  Contaremos en esta ocasión con la presencia del profesor de griego moderno de la Universidad de Zaragoza, Manuel  Giatsidis, que nos ilustrará sobre el autor del libro y el contexto histórico que vivió el autor y sus personajes.



Mar, dulzura del otoño, islas bañadas en luz, diáfano velo de garúa que cubre la inmortal desnudez de Grecia. Dichoso del hombre, iba yo pensando, al que antes de morirse le haya sido dado navegar por las egeas aguas.
   Muchos son los goces de este mundo: mujeres, frutas, ideas. Pero hender las aguas de este mar, en el tierno otoño, murmurando el nombre de cada isla, supera a toda otra alegría y abre en el corazón del hombre un paraíso. En ninguna otra región pasa uno tan serena, tan fácilmente, de la realidad al ensueño. Todo límite se sutiliza y en los mástiles de la más vetusta embarcación brotan ramilletes y racimos. Dijérase que aquí, en Grecia, el milagro es la flor de la necesidad.
                   (Kazantzakis, Nikos: Alexis Zorba el griego. Traducción de Roberto Guibourg. Madrid, Alianza, 1985, pág. 21)

Sinopsis del libro:

Se trata de una delicada novela que transcurre fluida, llena de metáforas, poesía y lecciones de vida. En ella un hombre letrado se ve envuelto en el mundo de un nómada como Zorba y se da cuenta de la errada vida que llevaba dejándola atrás para vivir en carne propia la hermosura de estar vivo.
Dispuesto a rescatar una mina de su propiedad en la isla de Creta, este joven amante de los libros emprende el viaje, en el trayecto un singular personaje le propone embarcarse con él y trabajar en su mina.
La belleza de la novela empieza cuando, lenta y sutilmente, Kazantzakis describe sus vivencias en la isla y la manera en la que Zorba cautiva a su joven jefe.
Encerrado en sus libros, con un horizonte preconcebido y cerrado, el joven descubre que la verdadera vida se encuentra afuera y hay que vivirla para poder maravillarse de ella, no leerla.
 Al final no consiguieron nada material, se acabó el dinero, no explotaron la mina, pero una huella indeleble quedó en el alma de los dos.
Su espíritu de niño, su inmensamente tierna capacidad de asombro y sobre todo su amor a la naturaleza y a la raza hembra hacen de Alexis un personaje inolvidable capaz de marcar a cualquiera
.

En esta maravillosa e inolvidable novela, Nikos Kazantzakis expone, más que en ninguna otra, su visión del mundo y del hombre inquieto que trata siempre de aprehenderlo y entenderlo; es un grito, una llamada a la libertad, y Zorba (como lo es el superhombre a Nietzsche, o el hombre absurdo para Camus) es el vivo ejemplo de lo que debería ser, por encima de cualquier otra cosa, un Ser Humano.

Fotograma de la película Zorba el griego (1964), de Michael Cacoyannis

El autor:
Kazantzakis (Candía, Creta, 1885 - Friburgo, 1957) fue un narrador, poeta y dramaturgo griego cuyas novelas gozan de gran popularidad. En 1906, fecha en que escribió la primera de ellas, La serpiente y el lirio, y su primera obra teatral, Apunta el día, se doctoró en derecho en la Universidad de Atenas. En 1907 obtuvo un premio literario concedido por la misma universidad. En los dos años siguientes estudió filosofía en París en los cursos de Henri Bergson. Posteriormente estudió también sociología en Berlín e Historia del Arte en Roma. Por esta época escribió otra obra dramática, El albañil, y la novela Almas rotas. Viajó luego ampliamente por España, Inglaterra, Rusia, Egipto, Palestina y Japón, estableciéndose en la isla de Egina antes de la Segunda Guerra Mundial. Fue ministro del gobierno griego (1945) y trabajó para la Unesco en París (1947-1948). Desarrolló una amplia y variada obra que incluye, además de su producción novelística, ensayos filosóficos como Ascesis (1927), libros de viajes, traducciones al griego moderno de clásicos de la literatura universal como la Divina Comedia de Dante y el Fausto de Goethe, y obras dramáticas: Nicéforo Focas (1927), Ulises (1928), Cristo (1928), Melisa (1953) y Teseo (1953). Escribió también poesía: La Odisea (1938) es un extraordinario poema épico en 33.333 versos que retoma la historia de Odiseo donde Homero la dejó.
 Sus más famosas novelas incluyen Alexis Zorba (1946); Cristo de nuevo crucificado (1948); Libertad y Muerte (1950); La última tentación de Cristo (1951), incluida por la Iglesia Católica en el Índice de Libros Prohibidos El pobre de Asís (1956); e Informe al Greco (1961), que contiene tanto elementos autobiográficos como ficticios, y resume su filosofía como «una mirada cretense».

No hay comentarios:

Publicar un comentario